miércoles, 29 de septiembre de 2010

Actualización de estado

Amables lectores hoy os recomiendo que no leáis este post. Cuando empecé este blog, básicamente lo hice para mi. Para entretenerme y desahogarme. Con el tiempo me fue leyendo gente y procuré hacer entradas más entretenidas y más comprensivas. Pero hoy no. Hoy voy a escribir para mi y porque lo necesito. No os molestéis en leerlo porque es jodido y dejará un mal sabor de boca. La semana que viene volveré con gansadas pero hoy no.
Estoy mal. Pero mal de cojones. Estar en paro es una putada regular. No te la quitas de la cabeza. Te haces 25 km en bici y lo llevas todo el rato martilleandote la cabeza, "estas en paro, estas en paro". Me siento inútil.
No contesta ni Dios, nadie responde a los currículums. Pero nadie, nadie. Ni recomendado por gente del consejo de administración te hacen el menor caso. Somos muchos. Somos muchos a la hora de solicitar un puesto, pasan de nosotros. Normal. Tengo miedo y tengo una sensación absoluta de descontrol. Necesito saber que va a pasar. Me da vértigo. Al último que me ha dicho (esta misma mañana) "pero no te preocupes, seguro que te sale algo" le he contestado "¿y cuando más o menos? para ir organizándome". Estoy borde, no me apetece tratar con gente, padres del colegio, ex-compis de curro...paso. No me apetece andar montando la tragedia por ahí. "No, no tengo nada, no estoy en ningún proceso". Paso. Me quedo con mi familia y mis amigos. De hecho me apetecería quedarme en la cama todo el día. Encerrarme debajo de las sábanas y mandar todo a la mierda.
Me pongo deberes absurdos. Hoy tengo que comprar dos cuadernos para los niños y tomar café con Menganito. Y ya parece que he hecho algo. Patético. Pero es que no hay nada que hacer. Me canso de leer. En tiempos me leí "El Jarama" de Ferlosio de una tacada. 15 horas leyendo. Ahora no puedo, porque lees y al cabo de un rato lo oyes "estás en paro, estás en paro"...
Acabo la comida y se que no comeré nada hasta el desayuno del día siguiente. Con gran cabreo de La Parienta he suprimido la cena. Así a las 8 de la tarde empiezo a tener hambre. A las 11 de la noche estoy muerto de hambre y la tripa me ruge. Controlo mi hambre y eso me hace sentir útil Vuelco mi frustracion en sentir hambre, en controlarla y así tengo algo a lo que agarrarme.
Hacia seis años que no probaba un pitillo. Sólo fumaba puros. Ahora, a veces, me fumo un cigarrillo. Por una parte me marea y me coloca. Y además al cabo de cinco o seis horas me provoca una ansiedad artificial. Controlo esa ansiedad y parece que hago algo. La Parienta también se cabrea con esto.
Pero es que necesito algo a lo que agarrarme. No puedo hacer un curso de dos años, no puedo apuntarme a no se qué porque no llevo suficiente en el paro. No quiero empezar a amargar a compis del curro quedando a contarles miserias. Me pongo delante del ordenador, leo los blogs, los correos, las ofertas y ya no se que hacer..."estás en paro, estás en paro".
Repaso una y otra vez mi pasado, a ver si cometí algún error, a ver dónde empezó este lío...Duermo poco. Salgo por la noche a mirar el cielo, oscuro y sin estrellas, y a pensar en cuando coño saldrá el sol y por donde. Me voy a la cama, muchos días, sin sueño. Y ahí está "estas en paro, estás en paro". Es imposible de callarlo, ni con música, ni con conversación...una mierda.
Estoy mal. Pero mal de cojones.

64 comentarios:

  1. Con todo el cariño del mundo mundial, un beso.

    Nada más.

    ResponderEliminar
  2. Yo no he leido nada, pero te he sentido, Un beso enorme Gonzalo.

    ResponderEliminar
  3. Ya sé que cualquier cosa que te diga te sonará a obviedad, pero mi hermana ha estado en tu situación (50 años, recién divorciada, hipoteca y dos hijos a las espaldas. Intento de suicidio incluído) y sé que lo pasas muy mal.
    Pero se sale. Cuesta un huevo. Ella lo ha hecho y tu también lo harás.
    Resiste y no te desanimes.
    Por tus cojones.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Hasta una patada en el trasero te empuja hacia adelante.

    Trátate bien. Otro beso.

    ResponderEliminar
  5. Paciencia amigo. Todo sirve para algo, aunque sea situaciones muy duras. Aguanta!

    ResponderEliminar
  6. Yo también lo estaría, francamente. En mi empresa están echando gente, no hay trabajo y no entran proyectos, y mis compañeros dicen "bueno, entre la indemnización y el paro, me quedo un año en casa viviendo como Dios". Yo no duermo por la noche pensándolo, y eso que económicamente casi me compensaría.
    Siento muchísimo tu (y la de tantos) situación
    Tochi

    ResponderEliminar
  7. Gonzalo: échalo fuera de tu mente cuanto antes. Te ofrezco lo que tengo: una copa o las que hagan falta, buena charla, otro punto de vista y quizá alguna idea para reinventarte...

    ¿Voy o vienes?

    ResponderEliminar
  8. Yo estuve siete meses y bajé el listón,recogía a los niños de mis amigas en el cole, cocinaba para los que no tenían tiempo, paseaba perros, hacía de dependienta en una tienda por horas, lo que fuera por salir de la cama, apúntate a algo, aunque sea pagando, ese curso pendiente de....alemán, fotografía, cocina....si no caerás en una depresión.Siempre se sale, de todo..es cuestión de tiempo pero sí se pasa fatal.Ánimo.

    ResponderEliminar
  9. Voy a contestarte algo que no te va a gustar, asi que si no quieres, no lo leas.

    A estas alturas, tu lo sabes o deberias saberlo, yo lo se y probablemente tus posibles jefes tambien lo saben, ya tienes la formacion necesaria y la experiencia necesaria para conseguir un trabajo. Decide que quieres hacer, decide en que quieres trabajar y llama o escribele un correo directamente al director/gerente/lo que sea de ese sitio o de esos sitios. Diles que, sencillamente, quieres una entrevista, y adjunta tu CV. No te presentes a las ofertas, enviale tu CV al sitio en el que quieres trabajar. Y comunicate directamente con quien toma ese tipo de decisiones.

    Nunca he conseguido un trabajo de otra forma. Jamas me han cogido cuando he contestado a una oferta de trabajo. Siempre me han contratado haciendo esto, y nunca me ha salido mal.

    Gonzalo, tu no eres un peon, para bien o para mal. Y hay trabajos que, no me preguntes por que, no me hagas explicarte como, porque esto lo he aprendido con el tiempo, no tengo ni idea de cual es el mecanismo, solo se consiguen asi.

    O al menos, esa es mi experiencia.

    Te deseo toda la suerte del mundo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Conozco y entiendo esa sensación de no poder concentrarse en nada, que por nueva, es muy agobiante.

    Es dificil, pero las epocas de "dolor" tb enseñan. No lo pierdas de vista, dentro del agobio.

    Es quizás algo chorras, pero mi mantra particular en epocas parecidas era "Todo ocurre para bien".

    Y en 10 años, estos meses solo serán un recuerdo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. A tirar palante, un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Y cuidado con lo de la comida, no juegues con eso, por mucho que te dé la sensación de controlar. Puede complicarte las cosas aún más...

    ResponderEliminar
  13. ¿Que cuándo saldrá el sol? Cuando menos te los esperes. ¿Que qué has hecho mal? ¡NADA! Resiste, que en este mundo, quien resiste gana. ¡AUPA!

    ResponderEliminar
  14. Desgraciadamente sé de qué hablas, yo llevo un año y medio así engañándome con un master para dejar de pensar, aún así lo peor de todo es el momento de despertar por las mañanas: ya no sólo cuesta conciliar el sueño con el mantra "estoy en paro, estoy en paro", sino que según entras en consciencia a primera hora es el mazazo: "hoy también sigo en paro... y no sé hasta cuando será o hasta cuanto aguantaré"

    Me encantaría animarte, pero lo que te hayan dicho es exactamente lo que me han dicho a mí y no, no consuela, así que sólo puedo desearte... anestesia para no sufrirlo demasiado.
    Y ¡que coño! la actitud es indispensable, así que regodeate en la miseria en casa si así te ayuda a llegar al fondo que al final no tengas más huevos que subir, pero no dejes de creer en tí... y en todo caso: ¿ponemos una empresa? :)

    Besos llenos de ánimos!

    ResponderEliminar
  15. Jo tio, todo lo que te podía decir de animo ya te lo he dicho.Pero si quieres que te lo vuelva a decir el mejor sitio puede ser el viernes en el Gerardo,ahora como no te comas todo lo que te ponga en el plato te parto la cara allí mismo.
    Aqui se admiten lloros sin problemas, pa eso estamos los amigos, pero chorradicas con la comida ni media.

    ResponderEliminar
  16. Montate algo por tu cuenta

    ResponderEliminar
  17. Si controlas la comida y la ansiedad del cigarrillo, puedes probar a controlar el resto. A mí me funcionó el "Me deprimo hasta las doce y depues hago otra cosa".
    Te leo desde hace tiempo y me sabe mal no poder hacer nada para ayudarte.
    En cualquier caso, cuando estás mal no sirven los consejos.
    Así que solo puedo mandarte todo mi cariño y un abrazo muy fuerte.
    Animo, Gonzalo.

    ResponderEliminar
  18. Has descrito exactamente lo que se siente, Gonzalo. Dos años estuve así. El primero me harté de mandar CV a todas partes. No me cogían porque estaba sobrecualificada. El 90% ni siquiera contestó. Dejé pasar cursos, recuperar el inglés porque 'mañana me llaman y a ver qué hago con esto'. Iba con el sonsonete de 'estoy en paro' a todas partes, no disfrutaba de nada... Cobraba, sí, pero era por no hacer nada productivo (lo siento, la casa para mí no lo es), me sentía estafada por haber perdido mi juventud estudiando y trabajando a la vez para que cuando más lo necesitaba, el mercado me dejara tirada... Pero decidí que no podía dejarme morir así y me sobretitulé más. Me hice un máster que, al menos, me sirvió para conocer gente interesante, profesionales que pueden abrir puertas o no, pero que me han aportado mucho, y para no pensar, básicamente.
    A través de mi chico empecé a hacer trabajitos para su empresa, sin cobrar, para matar el rato. Y me llamaron. Cobré durante 11 meses un tercio de lo que me corresponde por formación y experiencia, y me echaron. La crisis. Esta vez es peor. No tengo derecho a paro porque no he cotizado los 360 días de rigor, ni al subsidio porque mi marido tiene una base alta, aunque su nómina sea una mierda... Pero ya no tengo esa cantinela detrás de la oreja. No sé si soy un año más vieja o un año más sabia, pero no me siento un peón. He decidido convertir mi pena en ira, en falta de vergüenza, en ni sé... Llevo 15 días en paro y ya he enviado unos 200 CV, me he tomado café con casi toda mi agenda profesional y personal para comunicarles mi situación... y he decidido vivir con pensamientos positivos. Me permito hundirme, pero sólo un rato. Después, con más fuerza y para adelante. Mis dos príncipes no se merecen verme triste ni yo he perdido nada más que mi trabajo. Y mi trabajo no soy yo.
    Ánimo y fuerza. De corazon.

    ResponderEliminar
  19. Se me ha encogido el corazón al leerte.
    No sé qué decir que pudiera servirte de algo, supongo que nada, simplemente que sepas que estamos aquí.

    ResponderEliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  21. Alguien a quien aprecio mucho me ha escrito hace poco en el blog: Cada día nos cuentas menos. Y cada día te entiendo más.

    Me subscribo a la última frase, y ni se te ocurra dejar de contárnoslo.

    Si no leyera tanta gente conocida mi blog, os vomitaba mi propia mierda, que falta me hace.

    Un beso muy muy fuerte, Gonzalo. No sé cómo ni cuando se acaba, pero lo importante es resistir para estar ahí cuando lo haga.

    ResponderEliminar
  22. Venga Gonzalo ¿tú y yo en el paro? Eso no puede ser, ahora mismo montamos un negocio y nos forramos.
    Dentro de nada escribimos en los blogs desde Isla Mauricio, faltaría más.

    ResponderEliminar
  23. Si puede, tómese el tiempo de ver el video que le enlazo:

    http://www.tv3.cat/videos/2896230/Mario-Alonso-la-segona-oportunitat

    Habla de usted.

    ResponderEliminar
  24. No sé qué decirte, todo lo que a mi se me ocurra te lo han dicho ya. Repetiré un poco las cosas más obvias que he leido por arriba...

    No creo que hayas hecho nada mal. Las malas gestiones de los que mandan (unos y otros) nos han llevado a una vorágine en la que esto de los despidos es un poco como una catástrofe natural. Cuando te pilla, te pilla, hayas hecho lo que hayas hecho. Estoy seguro de que no ha sido culpa tuya.

    No sé qué decirte con lo del trabajo. El consejo que te dan más arriba de saltarte un poco las vías ordinarias y tirar directo a la gente de arriba parece bueno.

    Creo que entiendo un poco cómo te sientes. Esa sensación de no querer ni salir de la cama, de no poder dormir, de una impotencia tan tremenda que paraliza es horrible. Pero tienes que luchar contra ella. Ya sé que es fácil decirlo desde fuera, pero, como también te han dicho, tú eres mucho más que tu trabajo. Tienes que luchar contra eso, esforzarte por mantener la actividad.Y cuidado con lo de las comidas, que ahí entra en juego la salud.

    En fin, un montón de palabras vacías para no decir nada. Lo siento muchísimo, de verdad. Todo mi apoyo desde aquí. Sigue luchando, esto acabará tarde o temprano. Ánimo.

    ResponderEliminar
  25. Mucho ánimo! Espero estar leyendo en breve buenas noticias

    ResponderEliminar
  26. ¿Qué bien sienta desahogarse, eh? Al menos espero que así sea...

    Simplemente decirte que ánimo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Aunque no te lo creas, saldrás.
    Y espero leerlo. Cualquier día de estos.
    Animo y un beso.

    ResponderEliminar
  28. En fin...aquí estamos yo, mi pecho y mi hombro.

    ResponderEliminar
  29. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  30. Esto es lo que ayer mucha gente debería de haber leído, para saber lo que es el paro. Tío publícalo.

    ResponderEliminar
  31. Espero que ese estado esté mejor al día de hoy. Hay días malos y otros peores, pero saldrás, seguro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. sprungli@gmail.com30 septiembre, 2010 10:33

    Joder...
    No se porqué me lo temía.

    Como ya te comenté en un coreo privado cuando supe de tu despido, yo estuve año y medio en paro.
    Salvando las (enormes) distancias de categoría profesional y situacion económica, te entiendo, como dicen los americanos "been there, done that"

    Yo me fuí tan abajo que tuve que recurrir a un piscólogo, que me sacó del pozo a base de ocupar mi tiempo, reenfocando la ansiedad por no trabajar a cosas mas productivas y sobretodo haciendo callar la vocecita, que yo también tenía de "estas en paro" que no me dejaba disfrutar de ningun momento.

    Olvídate de desordenes en las comidas y volver a fumar, toma sólo lo bueno de cada día, si haces solo dos cosas tienes derecho a alegrarte, es productivo.

    Poco a poco Gonzalo, por favor

    ResponderEliminar
  33. Me has hecho llorar. Mierda. Y no quería. Te leo y oigo a mi marido.
    Yo trabajo, y nos vamos bandeando, pero el en casa, no dice nada pero veo que se le cae encima y no puede con el peso. No me dice nada, pero es que yo ya tampoco se que decirle, que hacer para que se sienta mejor.
    Ojala supiera que decir para que el, o tu, os sintieseis mejor. Solo que cuando estas tan abajo solo tu tienes la fuerza para sacar la cabeza del pozo. Que cuando crees que ya no te quedan fuerzas, siempre tienes mas si sabes sacarlas y que aunque haya dias negros como el que relatas, con esfuerzo pasaran a ser solo grises.
    Echale cojones Gonzalo y sobre todo habla. Creeis que los demas no lo vemos, pero joder, es aun mas dificil si no nos lo contais.

    Un beso muy fuerte de una lectora habitual y anonima.

    ResponderEliminar
  34. Gonzalo, ¡Auyemos un poco!!. Si quieres yo cambio de veterinario y me atiendes tú!!! A mi y a toda la tropa de nuestra casa.

    ResponderEliminar
  35. Hola Gonzalo:

    No me conoces. Llevo varios meses leyéndote en silencio. Como supongo que hay otra gente que lee mi blog y nunca deja un comentario. Hoy, después de leer tu entrada, he decidido dejarte uno.

    En primer lugar, quiero que sepas que te entiendo perfectamente. Cuando llegué a Austria me pasé así varios meses. Y es una experiencia dura.

    No sé cuándo encontrarás trabajo (estoy seguro que muy pronto) pero sí sé que haces una cosa muy bien -si no, no hubiera vuelto por aquí- y es escribir. Escribir una novela es un trabajo, una inversión. Y es algo que creo que quizá deberías intentar. Yo, para entretener las horas sin hacer nada, escribí cuentos, y gané algún que otro premio. Me lo tomé algo así como los intentos de fuga de El Conde de Montecristo.

    Un abrazo desde Viena y mucho ánimo,

    Paco

    ResponderEliminar
  36. Hace pocos días descubrí tu blog y en un par de ratos me lo leí desde el principio.
    Hace un año y medio yo también me quedé sin trabajo y hubo momentos en los que me sentí como tú pero en algún sitio leí que los chinos usan la misma palabra para "crisis" y para "oportunidad" y esta tontería, que ni siquiera sé si es cierta o no, me sirvio para animarme. Aunque tengas momentos de bajón, seguro que algo sale. Piénsalo, es imposible que te quedes así para siempre ¿verdad?
    Si esto le estuviera pasando a tu mujer o a tu mejor amigo ¿qué le aconsejarías que hiciera? ¡¡¡¡¡Pues eso mismo debes hacer tú!!!!
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  37. No se que decirte. No se que decirle a tantos que se encuentran en tu situación. Pero sÍ se que decirle a los causantes de esta situación, y a los que no le ponen remedio: ¡CABRONES!

    ResponderEliminar
  38. Hola Gonzalo,

    No te puedo dar ningún consejo porque creo que no es lo más oportuno. Sólo puedo decirte que es bastante probable que no hayas hecho nada mal.

    España va mal, muy mal.

    Quién entienda algo de los datos de macro que mire las notas recientes del INE sobre desempleo, tasas de "crecimiento" del PIB, etc. Es todo descorazonador.

    Al ritmo actual de recesión (y eso que ya es pequeño) se han destruido MEDIO MILLON de empleos este último año. 21% de desempleo. 4,2 millones de parados. Y España sigue cayendo. Demoledor.

    Todos estos puestos de trabajo tardarán muchísimo tiempo en irse creando ( y no todos), poco a poco, a medida que los inversores vayan recuperando la confianza y se animen a crear empleo.

    Reducir el Gasto Público y subir los impuestos responde a una política económica de esas que se guardan en una caja para los momentos en que la cosa va realmente mal. Y aquí encima lo han aplicado tarde.

    Supongo que todo esto ya lo sabes y has los pensado mil veces. Sabes que hay gente peor que tú, que hay 4,2 millones en tu situación, etc etc.
    Pero todo esto no te consuela. Ya lo sé. Y lo siento.

    No puedo decirte que encontrarás empleo pronto porque no sé si es cierto o no, pero sí te puedo decir, como ya sabrás, que la vida es muy caprichosa y muy retorcida. Nunca sabes por dónde puede saltar la liebre. Sólo debes recordar que hay que estar atento para no perdértela.

    Sólo puedo decirte que si te tuviera cerca, aunque no te conozca te daría un abrazo.

    Deseo de veras que encuentres fuerzas aunque sea debajo de las piedras para mantenerte firme y sin venirte abajo, al pie del cañón, no perdiéndote ninguna oportunidad. Supongo que ya has intentado todo lo que se te ocurre. Ten ánimos para seguir por ese camino, te garantizo que llamar dos veces a la misma puerta no implica que te abra la misma persona, y el resultado no tiene por qué ser el mismo.

    Yo estoy buscando trabajo fuera de España porque sé que aquí las cosas no se arreglarán pronto y necesito alternativas. No sé cómo andas de idiomas, pero puede ser una alternativa (y puede que sea la única, al menos para mí).

    Ánimo Gonzalo.

    Greenlander.

    ResponderEliminar
  39. Joser tío, perdona. El link lo tenía a la entrada anterior, y me preguntaba si no escribirías algo nuevo. Y lleva desde el jueves pasado.

    Es duro, pero pasa. Y dices "no me jodas". Lo dices, pero aún así pasa.

    No nos conocemos, te conozco yo a ti desde hace poco. Te he leído y me apetece enviarte un abrazo. Y dirás "no me jodas".

    He salido de tres. De un día para otro.

    ResponderEliminar
  40. pues si. Yo tambien estoy mal, de narices, xq soy chica. No estoy en paro, pero necesito cambiar de trbajo ya. Y el trbajo no llega, y no te llama ni el tato. No te llama nadie, ni las personas q antes te decían que tenías un gran cv, ni a los que das pena.
    Que suerte que tienes trabajo, xo querriais estar en uno donde te estan destrozando la salud?. Sigo con el lema Pantoja, dientes dientes.
    Cada momento me repito aquello q aprendí y vi un día y es que en todo momento uno puede seguir sonriendo. Sonrie Gonzalo, aunque tengas ganas de llorar o gritar. Acabarás creyendote esa sonrisa, aunque sea un rato. Y luego volvera el estoy en paro y necesito trabajo. Intenta volver a sonreir. Alguien ha dicho que hasta las patadas en el culo te tiran para adelante. Yo seguire el consejo de una amiga que me manda el blog para que vea "que no soy un peon" y que a poner medios. Así que en vez de tanto infojobs a darle a mandar cv!
    Cuando cambiemos de situacion lo celebrarwemos. Piensa en todas las cosas que te gustaria hacer cuando encuentres trabajo.
    Quiere mucho a los que tienes cerca.
    Sonrie.
    Mañana será otro día (aunque llueva)

    ResponderEliminar
  41. Acabo de llegar a tu blog, a través de Mo, y no sabes cómo me he emocionado y como me has recordado un momento de mi vida en que el teléfono ni nada sonaba en mi vida, y todo el mundo con la palabra de aliento, que se agradece, pero que ya no consuela, porque la intención es buena, pero... lo que uno quiere y necesita no acaba de llegar. Pero llega, te aseguro que llega, no sabes la de veces que me senté llorando en el sofá de mi casa, llorando como una niña pequeña, llorando de rabia, angustia, decepción, de impotencia, de miles de sensaciones y sentimientos que uno no puede controlar, que se le escapan... Te comprendo totalmente, pero todo eso pasa, sé que ahora esto te suena a palabras vacías, pero todo pasa. Me ha encantado tu blog, y desde ya te sigo. Un abrazo, y feliz jueves

    ResponderEliminar
  42. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  43. Creo que todo ya está dicho.

    Por mi parte un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  44. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  45. Me ha impactado su sinceridad y le deseo mucho ánimo y mucha suerte, de corazón.

    Dar consejos en esta situación es absurdo porque si no se vive no se hace uno idea de cómo se pasa. Lo único, debería esforzarse y hacer de tripas corazón para comer y mantenerse activo y en guardia porque, créame, en estas situaciones de tristeza, depresión o como quiera llamarlas, a perro flaco, todo son pulgas. Si tiene la guardia o las defensas bajas hay más riesgo de que la suerte empeore.

    No sé a qué sector se dedica ni de qué ciudad es. Me imagino que habrá tocado todas las teclas. Estoy seguro de que se perseverancia dará frutos muy pronto y en poco tiempo todo le parecerá un mal sueño.

    ResponderEliminar
  46. Ya está todo más que dicho...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  47. ¿Mejor hoy corazón? Un beso enorme,
    Marta

    ResponderEliminar
  48. hola Gonzalo,

    te leo y me reconozco, pero el año pasado. Llevo varios años trabajando entre 6 y 8 meses y luego, al paro. El año pasado, me pasó como a ti, abusé de todos los conocidos enviando curriculum, contestaba a trabajos muy por debajo de mi formación, y sobre todo me pasaba el día pensando en el dinero, en las horas muertas...

    Este año, cuando me quedé en paro en junio, tomé una decisión. No quedarme parada (más parada, quiero decir). Me puse a hacer deporte, como tú. Cuando llegó septiembre me apunté a un par de cursos subvencionados por el ayuntamiento, osea, baratos, y he pedido la preinscripción en la Universidad para mejorar (dos carreras + 15 años de experiencia, pero no es suficiente) un poco más mi cv. Hoy he empezado las clases, qué te apuestas a que cuando tenga todas las horas del día ocupadas, que es lo que busco para no pensar en el paro, me sale curro. No falla.

    Creo que la cuestión es clara: habla, desahógate, no te concentres en el tema, haz lo imposible por pensar positivo. La actitud es muy importante a la hora de buscar trabajo e ir a una entrevista, si vas desesperado la decepción te hunde un poco más. Intenta disfrutar de estos meses que puede que no se repitan (afortunadamente) en muuucho tiempo, haz esas cosas que un horario de oficina no te permitiría y disfruta de los que te rodean.

    Un día te saldrá trabajo y, cuando veas el extracto del banco, respirarás aliviado, pero quizás no puedas leer o pasear a deshoras. Intenta disfrutar de lo que los demás echan de menos, es decir, tener tiempo. Tarde o temprano, algo saldrá. Pero agobiarte no acelerará el proceso.

    mucho ánimo, y besos

    ResponderEliminar
  49. Un besuco hetero, que pronto llegan los Pilares...

    ResponderEliminar
  50. Gonzalo, te doy todo mi apoyo y como muchos otros de los que han respondido este post tuyo, imagino muy bien cómo te sientes porque yo también he padecido esta situación -y en cierta medida, la sigo padeciendo.
    No quiero ser agorera pero me temo que nadie nos va a sacar de esta crisis y lo peor de todo es que parece que no aprendemos de ella.
    Gonzalo, no esperes. ¿Qué sabes hacer bien?. Medítalo mucho y cuando lo hayas dilucidad, lánzate a hacerlo por tu cuenta, en tu ciudad o fuera de ella, en tu país o donde veas más oportunidades. No esperes, de verdad te lo digo por experiencia, que te den la oportunidad, porque es muy posible que no te la den. Crea esa oportunidad tí mismo, por muy difícil y arriesgado que pueda parecer. Si tu familia te apoya, arrancad de nuevo, aunque tengais que dejar mucho detrás.
    Por supuesto que esto no es un consejo; sólo mi experiencia personal.

    ResponderEliminar
  51. Lee el libro "Eduardo, estás despedido"; su lectura te puede orientar. Y si tienes ganas y necesidad de reirte lee "La corporación".
    Gonzalo, no te abandones, TENEMOS QUE SALIR ADELANTE.
    Aunque no te conozco de nada, un abrazo.

    ResponderEliminar
  52. Llego Tarde, Gonzalo, pero, por si la situación no ha cambiado (que ojalá), te mando un beso gigante.

    Yo, como el último anónimo, te aconsejo que te pongas por tu cuenta. También es lo que yo he hecho y, la verdad, es mucho más divertido, aunque al principio uno se pierda un poco.

    Si quieres, te invito a que te des una vuelta por aquí. En México las cosas están más jodidas pero la gente está acostumbrada y es mucho más creativa. El ambiente es mucho menos desesperanzador...

    Lo dicho, un beso inmenso, ojalá pudiera ayudarte :-(

    ResponderEliminar
  53. Gonzalo, te hemos dejado un premio en nuestro blog, cuando quieras te pasas a recogerlo ;-)
    www.masqueperras.blogspot.com
    Un beso!

    ResponderEliminar
  54. Hola Gonzalo, siento sinceramente tu estado de ánimo; pero piensa que estar sin trabajo no es lo peor del mundo. Tu mujer trabaja, piensa que en España hay 1,2 millones de hogares que tienen a todos sus miembros en paro y por tanto estais mejor que muchos.
    Mi receta para animarme cuando estoy preocupado por algún problema grave es pensar que otros están peor que yo, y que yo mismo podría estar peor de lo que estoy. Tu al igual que yo somos padres de familia; suponte que algunos de tus hijos tuviera un problema de salud grave,¿No sería eso mucho mas preocupante?. Además, por lo que nos cuentas estás a gusto con tu mujer, piensa en la cantidad de gente que se lleva a matarse con su pareja, o que ya ha tenido 3 ó 4 parejas y que sus hijos no los ve cuanto ellos quisieran, ¿No es eso peor?, por tanto no te agobies por un simple trabajo, porque eres muy afortunado en otras muchas cosas.
    Lo de la opción de montarte por tu cuenta, es bastante interesante, yo siempre he sido autonomo,y la verdad es que hasta ahora me ha ido bastante bien.
    Un abrazo y ánimo coño, que de los cobardes no se ha escrito nada.
    Ricardo L.

    ResponderEliminar
  55. Hace unos meses que leo tu blog.
    Yo he estado más de 18 meses en tu misma situación. Tampoco veía la luz del tunel, que cada día se hacía más larga, oscuro y estrecho. No creo que se pueda decir nada para animarte. A mi no consiguió animarme ningún comentario.
    Yo puedo explicarte cómo he encontrado trabajo, aunque seguramente ya lo has intentado. Infojobs y otros anuncios no me dieron ningún resultado; en realidad he asistido, en 19 meses, a 3 entrevistas.
    Me dediqué a enviar currículums a empresas de mi sector, proponiendo colaborar. La mayoría no me contestaron. Alguna contestó agradeciendo mi envío, pero diciendo que no les interesaba. Alguna me citó para ofrecerme condiciones de pena.
    Pero una empresa me llamó y me propuso colaborar sin contrato y sin compromiso. Nos hemos estado conociendo mútuamente durante unos meses y finalmente me han contratado.
    No es nada del otro mundo, pero ya no me repito "estás en paro, estás en paro". Me siento mucho mejor.

    Muchos ánimos!!!

    ResponderEliminar
  56. Un beso y gracias por estar ahí

    ResponderEliminar
  57. Me habían hablado de este post y he esperado para leerlo... Yo llevo un año y cinco meses. He hecho un máster, un curso de derecho laboral, hasta hice las prácticas del máster, en lugar de convalidarlas, por trabajar y conocer cosas...

    He estado en muy pocos procesos. Muy recomendada. "Al final cierran en Cataluña y tenemos que reubicar al de HR", "no, es que se nos ha caído un cliente grande y recolocamos al consultor que lo llevaba"... y, sonriendo, dices: gracias, en otra ocasión será.

    Ahora trabajo de gratis, presentando propuestas para consultoría o interinidades, rezando para que salga algo, porque tengo 6 meses de paro para encontrar algo.

    Mantenerme activa es lo único que me salva de entrar en esa espiral. Pero te comprendo porque muchos momentos como el que describes, los que te aguantan pareja y familia. De los de llorar y cabrearme porque estoy haciendo todo lo que tengo que hacer... y sigo sin trabajo.

    En fin... mucha suerte. (Para mí también :D)

    ResponderEliminar
  58. Menos mal que al final salió algo. Qué jodido es el paro.

    ResponderEliminar