jueves, 23 de enero de 2020

¿Qué es esa mierda que escuchas?


Un día comente con mi hijo (AKA “El universitario que mejor vive de la historia de España”) que sus siestas, de varias horas de duración, no me parecían muy convenientes dada su condición de “presunto” estudiante. Y que además no entendía lo de echarse la siesta oyendo música con cascos.

Tomando el rábano por las hojas, se salto la parte central de la conversación y, aplicando una metonimia, me saltó con lo de los cascos. “No es música papá. Es ASMR”.

Yo me quedé con la copla y busqué que cojones era eso con lo que mi hijo dormía. Y resultó que es algo parecido a lo que ya conté aquí en la prehistoria de este blog:


Resulta que eso que me pasa tiene nombre. Es ASMR. Son las siglas de no se qué, buscadlo en Google. Pero la definición que di yo en este blog es la perfecta. Lo difícil es explicarlo.

A ver si lo logro. La primera vez que recuerdo una sensación así es de muy pequeño. Le pedí a mi hermano mayor que me dibujara algo. Y se puso a pintar con un lápiz Alpino sobre papel de dibujo. El roce del lápiz con el papel me producía una sensación rara. No es sueño. Es como una desconexión del cerebro con el cuerpo. Es una relajación muy, pero muy, profunda.

Lo explico en el post de antes. Me pasa en determinados tonos de voz también.

Y ahora le han puesto nombre y hay gente que graba videos de YouTube para provocarte esa sensación.

Lo cual me ha venido muy bien. Cuando te da sueño en el coche te paras, te pones un video de ASMR y te relajas 10 ó 15 minutos y sigues tan campante. O cuando no puedes dormir. O cuando estas nervioso. O cuando sea.

Es difícil transmitir lo que es ASMR. Con el agravante de que el ruido que a unos se los produce, a otros les puede poner de los nervios. A mi no me agrada el sonido de bocas masticando, pero hay a quien eso le provoca esa sensación…

Hay que revolver por los canales de YouTube, buscar qué sonido es el que te “coloca”. Y disfrutarlo.

Ahora mi hijo y yo nos pasamos enlaces a los que nos gustan…y mientras tanto sigue durmiendo unas siestas como un general….

lunes, 13 de enero de 2020

Tengo cuarenta y nueve. Es jodido.

Mi padre se paso toda la vida, a partir de los 50 que es más o menos cuando empiezo a recordarlo yo, viviendo con look de viejo.
Empiezo a entender a mi padre.
Me ablando, no físicamente, se me ablanda la mente. Lloro con películas, libros, chorradas que antes no me hacían llorar.
Me ablando. Físicamente.
Me perturba mucho una frase oída hace poco a una mujer "cuando has estado con un tío en sus 20 años, con esa polla espléndida, no te interesa para nada su polla morcillona de los 50"
Me preocupa la pitopausia. Hace poco me emborrache con una amigo mientras comentábamos que ya no teníamos el vigor de antes, los dos coincidimos en que el declive empezó a los 45. Llegamos a la conclusión de que ahora eramos más habilidosos que vigorosos.
Pienso con ilusión en la jubilación.
Me canso de leer, aguanto mucho menos que antes, tengo que hacer pausas. Hay días que leo porque me obligo a leer.
He visto la serie "El método Kominski" y me ha gustado mucho. 
Cada vez me harta más tener que explicarme. Si no me entiendes eres gilipollas es una máxima en mi vida.
Me he aficionado a los cócteles. Son más pequeños que los copazos...
Pienso en la enfermedad, en general. 
Me gusta cada vez más estar con mis amigos y gente conocida, sin nadie extraño. Me gusta mi zona de confort.
Conduzco mucho más tranquilo. Me da igual llegar tarde.
Me tengo que quitar las gafas para ver bien de cerca.
Mi hijo es más fuerte que yo. Con diferencia. Se ha sacado el carnet de conducir. Me parece bien que conduzca e ir yo de copiloto.
Cada vez me importan menos las noticias de actualidad.
Cada vez me importan más mis obsesiones o mis ideas.
Se me va a morir un montón de gente alrededor en los próximos 10 años. Así a ojo unas 7 u 8 personas de familia directa. Mi sentimiento mayoritario es que ya les toca.
Me veo fuera de lugar con un vaquero y una sudadera.
A veces me duelen músculos y articulaciones diversas por estar sentado o tumbado en una postura rara.

miércoles, 8 de enero de 2020

Podcast o cosas para oir en el coche


Cuando viajas por la España rural y, sobre todo; por la profundamente rural, tienes un problema. Qué escuchas en el coche. Es verdad que hoy puedes llevar música en USB, en tarjetas SD…en cualquier soporte. Pero también es verdad que en el coche, tarde o temprano, acabas repitiendo música. Y la radio, como en España nos timo un famoso grupo periodístico que bloqueo el tema, no hay radio satélite, de la que se oye en todas partes. Así que en la España rural, acabas metido en carreteras en las que sólo se oye la emisora Radio Cláscica o Radio Maria (por cierto ya podían las otras emisoras aprender de estas, coño, que se oyen en todas partes).

Por eso empecé a escuchar Podcast. Te los bajas al móvil cuando tienes wifi y llevas ahí un montón de material para escuchar. Conectas la radio del coche al audio bluetooth y vas oyendo con una calidad buenísima y sin interferencias.

Quede claro que para mi un Podcast no es un programa de radio. No me vale que un programa este hecho para radio y luego lo cuelguen en formato Podcast. Menos aún si están refiriéndose continuamente a imágenes que no puedes ver. Para mi un Podcast tiene que tener principio y final. Ser como un serial radiofónico. Lo otro es radio a la carta y chorradas similares.

Hay dos excepciones, los Podcast de Podium “Grandes entrevistas” que a veces tienen a gente que es muy interesante oír y “Los teatros del aire” porque hay obras de teatro que son interesantes, aunque no las veas y sólo las oigas.

Fuera de esos dos, los que más me han gustado hasta la fecha y os recomiendo vivamente son:

-V las cloacas del estado: Con todas las noticias posteriores y con el encarcelamiento de Villarejo ha quedado desfasado. Pero este Podcast fue el primero que empezó a contar la historia de corrupción que luego recogió Évole en Salvados y un montón de gente más. Fue un bombazo para los que lo escuchamos cuando salió, y para mi el ejemplo perfecto de lo que debe ser un Podcast.

-Le llamaban padre: Un ejercicio periodístico genial. La historia es tan dura y tan reciente que yo tuve que consultar varias veces internet para ver que realmente era real. Pese a lo dura que es, el autor hace un ejercicio periodístico magistral. Yo creo que en los Podcast es donde los periodistas se lucen de verdad. La investigación, el ritmo narrativo…Todo en este Podcast es magnífico. Y no se queda en narrar un crimen tremendo. Te hace cuestionarte y pensar mucho.

-Bienvenido a la vida peligrosa: A Pérez Reverte le encargaron un guión para un Podcast y yo creo que como sabía que no iba a tener demasiada repercusión se relajó y hizo un poco lo que le salía de ahí mismo. Así salió esta mezcla de drama y comedia, muy divertido y ligero.

-El gran apagón: Una historia genial y con un montón de tramas y de intriga. Pierde un poco porque los que hacen Podcast se empeñan en crear intriga para el episodio siguiente, cuando en realidad muchas veces los que escuchamos nos lo bajamos de golpe ya completo…Pero es muy bueno. La primera temporada la mejor y además podía haber acabado ahí, luego flojea…

-El informe Z: Aunque es ciencia ficción de zombies, que no me atraía mucho, la verdad es que está muy bien. Te mantiene en tensión y resulta bastante coherente.

-Valencia destroy: De este Podcast no me gusta como está realizado ni como divide el tema en secciones. Pero es un reportaje interesantísimo sobre todo el fenómeno de la que llamábamos “ruta del bakalao”. Un tema que parece agotado, le dan un enfoque nuevo y lo explican muy bien.

-Guerra 3: Un drama buenísimo y muy bien contado, la segunda temporada es más floja, pero la primera es una historia genial y muy creíble. Yo creo que en este y en algún otro, la segunda temporada la hicieron sólo por el tirón que tuvo. Porque la primera tiene un final casi cerrado, podía acabar ahí sin ningún problema

-En el corredor de la muerte: Esto es rizar el rizo. Después de que Nacho Carretero escribiera el libro e hicieran una serie de televisión, hicieron el Podcast. Y aún así el Podcast es interesantísimo. También es verdad que soy fan absoluto de Nacho Carretero, como periodista es genial. El libro Fariña es un análisis fenómeno del narcotráfico en Galicia y tiene dos artículos de prensa: “Odio eterno al futbol moderno” y “¿Por qué carallo arde Galicia?” que deberían de estudiarse en las facultades de periodismo.

-Olafo: Hay que tener cuidado, el mundo Podcast está lleno de gente conspiranoica y creyentes en gilipolleces. Este Podcast daba miedo por eso, pero al final resulta que a veces, las casualidades más increíbles, ocurren y pueden cambiar la historia.

Hay más, hay muchos. Uno de los problemas de los Podcast es que es muy difícil encontrarlos, buscarlos, saber de que van… Pero estos seguro que no os decepcionan. Y además son todo o de iVoox o de Podium Podcast, y en español. Que yo no voy de guay como Moli…

miércoles, 27 de noviembre de 2019

Mi vida de troll profesional


Estás un día que te toca esperar a alguien. En algún pueblo perdido de nuestra rica geografía. Estás harto de bares cutres y además ya llevas los tres cortados que te has puesto como tope diario. Lees un rato en el coche, pasa el tiempo, te aburres…¿Qué puedes hacer?. Pues te metes en un grupo de Whatsapp a tocar los huevos a la peña. A hacer de troll profesional vamos. Una ocupación divertidísima y que triunfa sobre todo en España, con ese carácter que tenemos…

Para trolear a gusto en el Whatsapp, hay que elegir bien el grupo. Hay que revisar hasta que encuentres un tema que ha soltado alguien, no hay mucha respuesta y parece que se va a quedar ahí muerto. Tu sabes que no, que está botando…Por ejemplo alguien ha puesto un comentario elogioso sobre la Madre Teresa y su labor que se conmemora…ya está. Ya lo tienes. Lleva media hora y nadie ha dicho nada. Parece que la Madre Teresa es un absoluto que a todo el mundo le parece bien. Es el momento del troll.

Buscas en Internet, porque en Internet hay de todo hasta encontrar un artículo crítico con la Madre Teresa y lo lanzas. Ojo, es importante no ser tu el crítico, sólo quedar como un tío informado e intelectual. Y pones algo así como “pues yo no sé, pero hay quien opina de otra forma….”

Y ya está liada.

En este país de cuñadismo y navajeo, se nos calienta la sangre enseguida y la gente empieza a echar pestes de todo. Salen a saco contra el autor del libelo, contra el medio que lo publica, contra el gobierno culpable de todo…y tu puedes ir administrando tranquilamente tus mensajes, dosificándolos, lanzando referencias de enlaces de internet (que todo el mundo asume como válidos sin cuestionarlos), incluso capturas de pantalla de la Wikipedia.

Y la gente se enerva, le crispa que no entiendas, te atacan por todos lados, te acusan de todo.

Y tu estás ahí en el coche, calentito y viendo llover descojonado de la risa. Entonces te das cuenta de que ya ha pasado media hora y ya puedes ir a ver al tío con el que quedaste.

Y te vas sin despedirte.

Cuando vuelves al chat hay 200 mensajes sin leer de los que pasas olímpicamente. Mañana, pasado o el día que te vuelvas a aburrir, lanzas al mismo chat un laudatorio de la Madre Teresa. Ya tienes otra liada.

¿Por qué voy a pagar por ver la tele si tengo a los payasos gratis?

miércoles, 30 de octubre de 2019

La moda de mierda de la mochila




Siempre quise ser mujer por el tema del bolso. Me encantaría llevar bolso. El bolso en el caso de los hombres no está bien resuelto. Resulta que todos son una especie de carteras con correa fina, que se clava, se mueve y queda mal. Además están hechas en un largo que si te lo pones en diagonal, te queda a una altura entre el sobaco y la lorza de la barriga que da un poco de aspecto raro. No hay bolsos chulos de hombre.

Las mujeres tienen a su disposición todo un mundo de bolsos de todos los colores y formas. Y los saben llevar y los combinan. Salvo Molinos que se los compra neutros y los lleva hasta que se mueren.

Me horroriza ir con los bolsillos llenos. Y aún en invierno tiene un pase, pero en verano es matador. Yo habitualmente llevo: pañuelo (de tela, por supuesto), tabaco y mechero, dos móviles, llaves de casa y de algún coche (además a veces las del garaje y las de casa de mi madre o de mis suegros), gafas de sol, el libro electrónico…Si además estoy currando tengo que llevar la agenda, boli, a veces el ordenador portátil…un sindios.

Normalmente para currar llevaba maletín. Pero el maletín es un poco cantoso. Luego descubrí las bolsas. Un hibrido entre bolso y maletín con correa ancha y capacidad suficiente. Me hice fan de la bolsa y la llevaba a todas partes. Cuando curraba. Si no, canta mucho.

Pero de repente, un iluminado, puso de moda las mochilas. Mochilas como las de los escolares, para llevar a la espalda. Y todo el mundo se puso a llevar mochila. Sobre todo en los curros. Y en mi curro nos regalaron una mochila corporativa muy guay. Que hay que llevarla para quedar bien.

La mochila es un invento horrible. Lo peor es que es grande. Así que metes un montón de cosas, y aquello es un pozo sin fondo y cada vez metes más cosas. En las bolsas mantienes un cierto orden, para que no abulte demasiado y quede estilosa. En cambio, la puta mochila, como ya es un bulto, tiendes a llenarla.

Y pesa.

Tengo una contractura de llevar la puta mochila.

Además, la bolsa, en el coche, la puedes colgar graciosamente en el respaldo del asiento del acompañante. La mochila no. La mochila es un bulto tremendo que se mueve y se cae la pongas como la pongas. Y como llevas semejante aparato, estás obligado a llevar encima el ordenador, el cargador del ordenador, el cargador del móvil, la carpeta de no se que proyecto, el cuaderno donde anotaste cualquier cosa…y todo el rato la gente te puede dar de todo para que te lo metas en la mochila….

Y todos llevamos la misma, con lo que además tienes que ponerte algo para distinguirla. Llevamos unos accesorios que van de lo ridículo a lo estúpido. Yo creo que somos todos gilipollas.
Me estoy planteando seriamente volver al maletín, al rígido con piel con relieve y cierres con combinación. Ya puestos, hasta el fondo.

viernes, 11 de octubre de 2019

Y que hay gente que se dedica a esto...

-Hola buenas, mire le llamo de la inspección de uso de medicamentos. Le vamos a meter un paquete de la mundial
-Cielos. Disculpe, no dudo de sus razones, pero de todas mis torpezas ¿por cual exactamente?
-Pues verá, ha recetado un producto para corderos a unas anguilas.
-Ya. Lo siento. Pero óigame ¿donde he cometido semejante desatino?
-En la granja de corderos de Pepe Pérez
-Ya. ¿Unos corderos, ya talluditos, futuros sementales, con neumonia que les recete un antibiótico para la neumonia de corderos?
-Exacto. Pero en la receta electrónica, en la especie pone anguilas.
-Si. ¿Y  no ha pensado, por un casual, que su sistema de receta electrónica pone todas las especies por orden alfabético y por defecto sale la primera, y como el sistema es una mierda, cada vez que haces un cambio la especie vuelve a la primera por defecto?
-No se. En la receta pone anguilas. Le voy a meter un paquete.
-Ya, ya lo ha dicho. Pero....¿no le parece que si receto un producto para corderos en una granja de corderos se va a usar en corderos?
-Anguilas. En la receta pone anguilas.
-Si, claro, pero...¿conoce muchas granjas de anguilas que estén en medio del desierto ?
-Ha recetado un producto de corderos a anguilas
-Vale, mire...sabe que como veterinario puedo acogerme a una prescripción excepcional, ¿verdad? y usar un producto de otra especie cuando no hay de la que trato, ¿estamos? y que si no son de consumo puedo darles más o menos lo que me pete ¿es así?
-Si
-Vale mire, pues fue una prescripción excepcional. Trate anguilas con antibiótico para corderos porque no había antibióticos para anguilas con neumonia.
-Ah. Es una prescripción excepcional
-Exacto
-Había anguilas con neumonia
-Tal cual. Hechas polvo. Unas toses y mocos horribles.
-Vale, y esas anguilas no eran de consumo
-Nooo, las tiene allí porque hacen bonito
-Vale. La próxima vez marque que es una prescripción excepcional, que si no nos da mucho trabajo
-Perfecto, no se cansen... 

martes, 24 de septiembre de 2019

Compendio de frases oidas en el aniversario de la promoción que dan una idea muy aproximada de como se desarrolló el evento


Cuando yo estudie la carrera era a finales de los 80 y principios de los 90. Entonces veterinaria todavía era una carrera mayoritariamente masculina, aunque no con gran diferencia. Hoy es muy mayoritariamente femenina. Entonces había aún muchos alumnos de los entornos rurales, y de los entornos profundamente rurales. A mi facultad venían de muchas comunidades limítrofes y no tan limítrofes. Empezamos unos 300 y debimos acabar unos 100.
Nuestra facultad estaba fuera del campus universitario e incluso fuera de la ciudad. Estábamos en mitad de la nada y entre clases y prácticas no era raro que entraras a las nueve de la mañana y salieras a las ocho o las nueve de la noche. Convivíamos mucho y sólo entre nosotros…
Hace unos días celebramos el 25 aniversario de la finalización de nuestros estudios. Dio lugar a un reencuentro curioso y os pongo a continuación frases que se oyeron. El evento duro 15 horas, la ingesta de alcohol empezó a las dos horas del inicio…no digo más. Para que quede claro, son frases sueltas, no un diálogo. Y soy oyente, no soy participante de las mismas, o al menos no de todas…:

-Yo recuerdo de ti, sobre todo, que estabas casi siempre borracho
-¿Qué sois gemelas? Coño yo no supe que erais dos, siempre pensé que erais una sola, ¿con cual me enrollé yo?¿como que me intercambiabais?
-No digas que nunca hubo nada entre nosotros, me hiciste dos cobras. ¿Qué no te acuerdas? Joder, igual no fueron cobras y tenía que haberme inclinado más
-Quede claro que los polvos y los líos de hace 25 años han prescrito
-Eras nuestro amigo gay, ya se que no eres gay, pero como necesitábamos un amigo gay y no había, acordamos que eras nuestro amigo gay. Por eso te queríamos tanto y ninguna tuvo nada contigo
-¿Qué sois gemelas?, yo no recuerdo que fuerais gemelas…siempre he querido tener algo con unas gemelas
-Me encanta hablar contigo, siempre fuiste un amigo de verdad, sin nada sexual entre nosotros
-¿Cómo que no te acuerdas de que nos liamos?, tuviste cinco orgasmos en dos polvos. ¿Qué es eso de que te acordarías si hubiera pasado algo así?
-No me acordaba de que había tenido unos compañeros tan selectos.
-Desengañate, JJ nunca se me folló. Ninguno se me folló. Siempre éramos nosotras las que decidíamos con quien follabamos,
-Es verdad, no hacia más que liarme con tías, pero no soy lesbiana. Bueno si, ahora estoy viviendo con otra tía, pero no soy lesbiana.
-Me he pasado al lado oscuro, estudié producción animal y ahora tengo una clínica veterinaria.
-Mi récord es castrar un gato en 39 segundos. La gata que tardé menos fueron 4 minutos.
-Creo que en estos 25 años me he acostado con 4 mujeres diferentes, pero he inseminado a unas 30.000 vacas. Se mucho más de como funcionan las vacas que las mujeres.
-Todo lo que sé lo aprendí fallando. Joder, claro que se me murieron bichos, figúrate, no tenía ni puta idea…ahora soy muy bueno. Yo creo que los médicos hacen el MIR para no empezar matando pacientes.
-La verdad es que si nos hubiéramos sincerado un poco y nos hubiéramos ordenado, habríamos follado todos mucho más.
-¿Qué sabíais que me gustaba?¿quién lo sabía?¿Todos?
-¿Quién sabía que me acosté con él?¿cómo que todo el mundo?
-Si no quieres que se sepa algo ni lo pienses.
-Cuando me preguntan de que se ha muerto siempre digo “de el último mal” y se quedan resignados, como si fuera una enfermedad de verdad. Empecé diciéndolo como un chiste, ahora ya no puedo dejarlo….
-Total, que estoy de autónomo, pero voy un poco justo, así que te dejo mi tarjeta, si sabes de algo, cinco horillas a la semana o así me irían de perlas.
-Si, recuerdo que éramos muy amigos, pero era porque estábamos borrachos casi todo el tiempo, de hecho no se casi nada de ti
-No insistas, no es que no te reconozca, es que hace 25 años tampoco te conocía.
-Es una pena que no me fijara en ti, entonces no valías nada, ahora estas mucho mejor
-No me acuerdo de que cortara con ella, joder dejamos de vernos y punto, total no la he vuelto a ver ¿cómo que está aquí?
-Me lo paso genial contigo, yo soy bruta pero tu eres más