viernes, 4 de septiembre de 2020

Por que he vuelto a tener moto

 HACE 13 AÑOS

La Parienta: No, no quiero que tengas moto ni que vuelvas a montar en moto

Yo: Pero ¿por qué?

LP: Tienes hijos pequeños, si te matas les dejas un trauma para toda la vida...

Yo: ¿Y no puedo tener moto nunca más?

LP: Si. A los 50. A los 50 ya serán mayores, ya no se traumatizaran...

Yo: ¡Pero falta muchísimo!

LP: No tanto. Son 13 años...

La puñalada que supuso darme cuenta que solo me faltaban 13 años para los 50 fue peor que el dolor de no tener moto hasta entonces...

ACTUALIDAD

Llevaba años pidiendo la Vulcan a los Reyes Magos, que pasaban olímpicamente. Pero este año se acercaban los 50 y empecé a mirar motos en internet...

De repente se empezaron a alinear cosas; el confinamiento, enfermedades de familiares, líos varios...todo hacía presagiar que después del año pasado, cuando disfrutamos de 16 horas escasas de vacaciones, este verano iba a ser igual o peor (luego han sido de las mejores vacaciones que hemos tenido, pero en Junio se avecinaba una hecatombe...). A la vez, en mi situación financiera, resulta que si me endeudaba un poquito más, podía renegociar la deuda y mejorar mucho las condiciones (cosas de la banca, yo tampoco lo entiendo). Y en esas apareció un anuncio donde vendían, de segunda mano, mi moto. La misma que fue mi moto hace un porrón de años. Una Guzzi Nevada. Con 13 años pero pocos kilómetros. Vale, no era blanca piel de serpiente, era negra y con adornos de macarra, pero molaba...

Así que fui a LP y le dije: "mira, estamos en un año de mierda, pero me falta poco para llegar a los 50 y ha salido a la venta esta moto. Y además barata y la pagamos fácil...Vale que vamos con una pinta horrible a las vacaciones, que sabe Dios lo que nos va a tocar, que igual nos confinan otra vez... Pero si de vez en cuando puedo salir a dar un paseito en moto..."

LP miró el panorama y después de un rato de silencio me miró y dijo: "no me hace gracia, pero la verdad es que te entiendo..."

Y me compré la moto.

Y ahora de vez en cuando salgo a la carretera. Ni corro ni hago viajes largos. Dos o tres horas, por carreteras secundarias con poco tráfico. Oigo el rugido del motor, me da el viento en la cara, miro el paisaje...

Y la vida se lleva mucho mejor.

miércoles, 26 de agosto de 2020

I´m sexy and I know it

Hace poco, le comenté a un compañero del curro una especie de piropo que me había dicho una tía. Me soltó: "esa quería ligar contigo". Me ofendió profundamente y le expliqué:  "oye tío, nadie ha querido nunca ligar conmigo. O sea, no me quites mérito. Todas mis conquistas han sido siempre fruto de mi arduo trabajo y dedicación. Cada vez que le cogía la manita a alguna, cada beso... fueron fruto de mi curro. No me quites mérito. Anda que no me lo curre para echarme novia y casarme...¡incluso después de casarme me he currado cada kiki!". 

Y es la pura verdad.

Pero, poco tiempo después, en una tienda, mientras La Parienta se probaba algo, la dependienta estuvo charlando conmigo. No recuerdo de qué. Pero al salir, La Parienta me dijo. "si no estuviera yo, esa habría ligado contigo. Le gustabas". Aluciné.

El caso es que en la reunión del XXV aniversario de la promoción de la facultad, si que note que había subido puestos en el escalafón. Conservo todo el pelo y de mi color. Sin canas. Eso cercano a los 50 ya te coloca muy arriba. Y encima, yo soy un gordo de toda la vida. No me he estropeado. La gente me decía "estas igual". No. Tengo 15 kilos más pero no se me nota. En cambio los que han engordado estando antes buenorros se ven muy estropeados...

Y ha habido veces en que he notado mensajes absurdos en Whatsapp, cosas que decías en un grupo del curro y alguna te contestaba por privado...Una compi que se lo comenté un día estuvo mirando mensajes y me dijo "esta quiere algo contigo". Le miré sorprendido mientras negaba con escepticismo. Me dijo "creo que tienes un grave problema, no te das cuenta de las que quieren algo contigo..."

Además La Parienta afirma que tengo unas cuantas fans entre sus amigas solteras. Que les gusto. 

Pienso que llevar más de 20 años casado también es una garantía para cualquiera. O sea, un tío que lleva 20 años con una mujer ya tiene una serie de virtudes que hacen que dure tanto su matrimonio. También puede ser lo del pelo, o que sea un tío super culto... Pero no. Hace poco me he dado cuenta de lo que realmente pasa.

Vuelvo a tener moto

miércoles, 19 de agosto de 2020

La casa enferma

 Una pareja de milanos ha anidado en el valle. El valle está especialmente frondoso este año y les cuesta sacar adelante a las crías. Me gusta observarlos por la mañana, cuando van de caza, hablan mucho entre ellos.

Sigo desayunando pronto en la terraza. En el silencio que sólo rompen los pájaros. Miro alrededor el bosque cada vez más frondoso por la falta de cuidados.

He acabado de rendir cuentas y de pagar todo lo que había que pagar. Es la primera vez que me toca a mi. La primera que le toca a alguien de mi generación. En la casa familiar que llegábamos a habitar holgadamente 30 personas en verano, este año sólo estamos nosotros 4. Y gracias.

Unos se hacen mayores, otros van llevando vidas paralelas... Cada vez es más difícil que la gente tenga tiempo para compartir. Y estamos solos nosotros cuatro. He desalojado a los ratones y me peleo con los murciélagos. 

El año pasado fue la última reforma. Pero se van acumulando los pendientes...hay que talar montes, hay que limpiar montes, hay que buscar montes...Hay que hacer cosas, muchas, pero cada vez menos gente está pendiente. La primera vez que alguien se hizo otra casa de vacaciones me pareció una estupidez original... pensé que nadie seguiría su ejemplo... pero ahora pocos vamos al valle. A nadie le acaba de gustar el tiempo regular en verano. Y a pocos les sigue pareciendo bien que estemos medio aislados.

Mi hijo se va a tatuar las coordenadas de la casa.

Hay que talar un magnolio, de más de 100 años y 30 metros porque las raíces empiezan a dañar la casa. Han aparecido grietas. Hay que hacer papeles, hay que pagar sueldos. La casa de al lado, donde nació mi madre, ya no son más que ruinas. El valle cada vez es más agreste y cada vez hay menos gente. Empieza a estar inhabitable la casa que se dejó de habitar en el 90, la naturaleza es implacable.

Miro y remiro cuentas, y miro como disfrutamos en esa casa enorme, ese caserón del que hoy no ocupamos (ni barremos) ni tan siquiera la mitad. Cálculo que volveremos al año que viene...seguramente al otro...Hace 20 años estaba abierta 3 meses, tenía una media de 16 personas viviendo allí. Este año hemos estado 4 durante algo más de dos semanas. 

He ido al cementerio, incluso allí nos sobra espacio.

Mi casa se muere



lunes, 1 de junio de 2020

Un ejemplo práctico de hechicerismo


El otro día mi amiguito ECDC, fan absoluto de la clase médica y de los médicos, cito en su blog mi teoría del hechicerismo. Yo creo que porque cuando se la explique borracho en una quedada por Zoom, le pareció bastante coherente.

La teoría creo que es perfectamente comprensible, pero por si acaso, en un gesto de mi enorme bondad voy a explicarla en un caso claro e irrebatible. No para todos mis pocos lectores, cuyo nivel os permite entenderla perfectamente; sino para sí, algún día, un incauto galeno cae por aquí, se cabree del todo.

Voy a explicar lo que ha pasado con las ecografías, por ejemplo. Como ha evolucionado y como se ha desarrollado en diferentes profesiones… y las consecuencias.

Las ecografías empezaron con ondas sonoras, tu captabas con un aparato sonidos de dentro del animal que te permitían hacer diagnósticos de situaciones en órganos internos. Por ejemplo, un veterinario, en vez de introducir la mano por el ano de una vaca para palpar la arteria uterina, le ponía un ecógrafo y podía deducir que estaba preñada. No era tan seguro, al principio, pero era mucho más confortable para la vaca, y más rápido y cómodo.

Un gran avance. La medicina humana, lo agradeció profundamente, también la veterinaria e incluso por ejemplo los ingenieros que podían analizar la calidad de las soldaduras haciéndoles una eco.

Pero, los médicos eran los únicos que trabajaban sin preocuparse por el coste. La sanidad, pública o a través de aseguradoras, generalmente acepta sin rechistar cualquier mejora en los diagnósticos.

Así se abrió un campo para que se fuera mejorando la ecografía.

Rápidamente, un montón de empresas del ramo, se pusieron a mejorar los ecógrafos. Pusieron una pantalla que tradujo las ondas sonoras a imágenes, les fue dando diferentes frecuencias…

La mayoría de los avances se aplicaban sólo en medicina humana. Los ingenieros, por ejemplo, tenían suficiente con las aplicaciones que tenían en la primera generación de ecógrafos y no necesitaban cambiar si el avance no era muy considerable.

Los veterinarios, tenían que pensarse mucho cada actualización de ecógrafo. Había que calcular si era rentable la inversión para los datos nuevos que iba a dar. Es decir que, seguramente poder decir que una vaca está preñada el día 14 después de la inseminación en vez del día 20, no compensa cambiar el ecógrafo. Sobre todo si vale 5000€ y al ganadero no se lo repercutes…

Pero en medicina humana, cada microavance suponía una “revolución”. Salían en los periódicos y les hacían entrevistas interesantísimas diciendo que ahora diagnosticaban una piedra en un riñón cuando sólo llevaba ahí tres meses…que luego la lista de espera para hacerse la eco fuera de siete meses no le importaba nunca al galeno ni lo preguntaba el periodista.

No les importaba porque sabían que siempre habría un médico, generalmente formado en la sanidad pública, que luego pondría un cojo centro de diagnóstico dónde pagando te harían lo que fuera.

Porque esa es otra consecuencia de esta forma de actuar. Las máquinas avanzaban tan rápido que era imposible estar al día. Consecuencia de lo cual se crea una especialidad de médicos que saben hacer ecografías.

Así como suena.

Pues, mientras soldadores o veterinarios, sabían hacer una eco y defenderse para hacer lo que razonablemente se puede pedir a una eco, los médicos generaron una especialidad. De forma que ahora hay infinidad de médicos que no saben usar un ecógrafo ni interpretar una ecografía. Y te remiten a un especialista…

A su vez, ya tenemos al especialista, este tiene que darse pisto y molar. Como a él le explicaron, por ejemplo, que las ecos se ven mejor cuando el paciente tiene la vejiga llena, manda a todos sus pacientes que antes de ir se beban un litro de agua y no meen.

Fijaros la situación que se crea:

Por un lado, técnicos ingenieros o veterinarios acostumbrados a hacer ecografías en situaciones de máxima dificultad (bajo la lluvia en una obra, en una cuadra llena de mierda…) y que pueden usar e interpretar la mayoría de los datos que da un ecógrafo.

En el otro extremo, médicos super especialistas en ecografía, que con empatía cero mandan al paciente beberse litros de agua hasta que le revienta la vejiga o se mea directamente, y que esté sin respirar durante los veinte segundos que les presiona el abdomen para decirle que su hijo va a tener una nariz respingona. Dato absolutamente prescindible.

Esto último acompañado de un montón de médicos que no saben lo que hace o dice un ecógrafo, y que lo único que les interesa es el informe del especialista porque ellos no saben de eso. Por si fuera poco, a veces mandan ecografías para cosas que no hace ninguna falta o directamente no se ven en ecografía. Pero como hay un especialista….

Así os pueden enviar a que os hagan una eco de un riñón para ver una piedra (cosa harto difícil porque hay muchos tipos de piedras y cristales que a lo mejor no se ven) y no se les ocurre hacer un análisis químico del sedimento de la orina, que dará una información mucho más valiosa….

A su vez, al especialista, cada vez le piden más y entonces empieza a descargar la responsabilidad. Dice “Parece observarse” o “resultado compatible con…” porque hay una ignorancia absoluta en la clase médica sobre qué es y para qué sirve una ecografía. Además se hace tener siempre la capacidad de decisión al paciente, porque hay que diluir culpas. “Mire parece que va a tener un cruce entre perro pastor y alienígena en su próxima defecación, pero en vez de operar de obstrucción, si prefiere le pongo un enema y a ver si sale…”. Cualquier profesional no médico usa un elemento diagnóstico para dar un diagnóstico claro o corroborar una hipótesis. Los médicos dan unos resultados de ecografía, sin permitir discusión; al paciente, para que decida qué hacer, sin un orden previo de hipótesis, confirmación y actuación. Centran el saber en el diagnóstico y no en la curación. Porque no desarrollan un proceso, están como locos por tener una prueba irrefutable de la causa de lo que sea. 

Las facultades inciden en la necesidad de especialización, se organizan congresos, los colegios de médicos piden ayudas… Ya hemos transformado un saber (ecografía) en una práctica hechicerista.

Resumido, muy resumido, este es el proceso que se ha seguido con muchos avances médicos. El planteamiento de la salud como bien supremo, de los avances técnicos como garantía de acierto y la absoluta falta de empatía han traído esto.

miércoles, 27 de mayo de 2020

El abuelo cebolleta en Costa Pacífico - y 2ª parte


La idea era buena, pero la naturaleza es sabia. La naturaleza exige sus periodos de actividad y descanso. Así que después de pasar Hermosillo, estaba cansado.

No suponía un problema, en principio, porque llevaba un rato observando como a ambos lados de la carretera había un montón de hoteles, con muy buena pinta. Cada tres o cuatro kilómetros había un hotel. Me sorprendió porque no parecía una zona muy turística… de hecho el tráfico aparte de mí, eran coches de trabajadores y cimarrones. “Los cimarrones son los coches a los que les quitan las placas de matrícula, porque van a hacer alguna que otra ilegalidad y no quieren que les saque fotos la policíaclaro que algunos van con impactos de bala y conviene no mirar mucho a los ocupantes…”

Bueno total, estaba cansado así que me metí en el siguiente hotel. Una pasada de hotel.

Se entraba por una avenida con árboles a los lados y se llegaba a una glorieta delante de la puerta del hotel. No había ni un coche. Pare y baje. Salió a recibirme un señor trajeado y un poco nervioso.

-Buenas tardes patrón – me dijo - ¿Qué se ofrece?

- Pues… venía a dormir

-¿A dormir?

-Si.. voy de viaje, estoy cansado y quería pasar la noche…¿esto es un hotel no?

Orale, claro!, así que es eso, patrón, está usted buscando un hotel nomas..

-Si, y.. ¿esto es un hotel o no?

-Pues…según y como, jefe, según y como. Mire si quiere dormir bien, mejor siga unos kilómetros adelante, ¿vale?, así como a la izquierda vera otro hotel, uno azul. Pues, si no le incomoda, mejor duerme en ese hotel…

México es un país de vueltas y revueltas. En México se ríen de los gallegos, pero han desarrollado su peculiar forma de marear con el lenguaje.  Así que renuncié a ningún razonamiento y seguí unos kilómetros más adelante hasta un hotel azul.

Al entrar, un hotel muy similar al anterior, me estaban esperando otro señor trajeado, dos uniformados como botones y una camarera. Me recibieron como si fuera de una familia real, cogieron mis maletas, aparcaron el coche…Celebraban todo lo que hacía como si fuera un logro inmenso. Cuando les di mi pasaporte se miraron unos a otros, contentísimos de que el huésped les diera el pasaporte…

Les dije que no quería cenar, que me iba a la cama y que buenas noches

-Y, usted patrón, ¿querrá desayunar mañana?

-Si, claro

-Y..¿que se le ofrece desayunar?

-Pues…huevos rancheros y chocolate, lo típico

-¡Que bueno patrón!

Me alucinó que me preguntaran el desayuno que quería antes de acostarme siquiera. También que yo fuera el único huésped y su absoluta obsequiosidad, aunque para un español, en México, es difícil saber cuando la obsequiosidad es demasiada…

A todo esto yo tenía, como siempre, un contacto local que me esperaba en Los Mochis. No le había dicho nada de mi plan de bajar por carretera, porque los mexicanos son muy exagerados y enseguida le quitan la diversión a todo. Aproveché antes de acostarme a mandarle un mensaje (era 2012, cuando Blackberry aún era lo más, de nada pseudo) y me dormí tan ricamente.

A la mañana siguiente desayune jaleado por todo el personal (4) del hotel. A la hora de pagar fue un poco…raro:

-¿Qué le debo?

-Pues…verá, ¿Cuánto pagaría normalmente por una noche asi?

Calcule a ojo 100€, en México quizá 60€…

-Unos 30 $, mentí por toda la barba

-Pues, aquí con 25 ya haríamos apaño, patrón, pero entre caballeros, que no ha de haber papeles…

Pagué en efectivo y seguí viaje.

Cuando llegué a Los Mochis mi contacto local estaba de los nervios y me echó una bronca descomunal.



La carretera que baja a Los Mochis por el pacífico esta llena de hoteles de lujo. Hoteles de las familias del narco, que cada día lavan en esos hoteles millones de dólares en dinero negro. Hoteles que figuran como abarrotados de clientes que pagan en efectivo. Nunca nadie pernocta en esos hoteles, ni siquiera se sabe de alguien que lo haya intentado…”El Cártel”, Don Winslow.

Bueno, pues yo si pase la noche en un hotel de esos…

martes, 19 de mayo de 2020

El abuelo cebolleta en Costa Pacífico - 1ª parte

Es odiosa la costumbre de los mexicanos de admitir su casi guerra civil y situación de violencia extrema como si hubiera normalidad absoluta. O así era en la primera mitad de la década pasada. 
Y había que moverse con plena naturalidad por aquella casi guerra.
Pero, por lo menos de cara a los extranjeros lo tenían bien montado.
Una muy eficiente asociación empresarial, te recibía en su sede en Ciudad Juarez o en Torreón y allí contabas tus planes para moverte por Chihuahua y Sonora. "Mire vengo a ver a fulanito, menganito y zutanito". Y entregabas tu agenda para que vieran dias y horas, y los hoteles donde te ibas a alojar. Las visitas eran siempre a técnicos, nunca a empresarios, a esos los veias en San Antonio, en Texas, a 20 minutos de avión...
El de la asociación de empresarios estudiaba tus planes, salía "nomás un momentito" y al cabo de 30 minutos o media hora, en la que preferias no saber que había hecho te decía que adelante que bienvenido. Y ya podías ir a currar tranquilo. Sin salir del itinerario establecido, eso si.
A veces era que no, que "pues...parece que están un poco revueltos los muchachos, dejémoslo para más adelante nomás..." Y tu te cagabas en las horas de viaje hasta allí, el trabajo perdido, el retraso de todo, los billetes de avión, la reserva de hotel...Pero decías que muy bien. Y te ibas sin protestar. Era la ley. Si quieres trabajar se hace así.
Una de las veces fui a Ciudad Juarez, y ya me había alquilado el coche cuando fui a la asociación de empresarios. había conseguido un Ford Bronco y era feliz. Esa microfelicidad que te dan los pequeños placeres absurdos de los viajes de curro. Como alquilarte un Ford Bronco.
Pero salió que no. Yo había oído que la zona estaba tranquila, pero no me dijeron que nanay y para casa. Pero yo tenía un Ford Bronco. Y la siguiente etapa era en Los Mochis, en Sinaloa. Así que le dije al encargado:
-"Oiga doctor, mire que camioneta me he alquilado, me da rabia devolverla sin usarla hombre...de aquí me iba a Los Mochis. ¿No podría bajar a Hermosillo y luego por la ruta del Pacífico?. Son 20 horas de carretera, la iba a gozar con la camioneta, que estoy harto de tanto avión...¿sería posible?"
Me miro con una sonrisa en los ojos y me dijo que iba a consultarlo.
A la media hora volvió "pues, si va sólo, si no para a hablar con nadie, solo para repostar y comer (no se me vaya a liar en otras haciendas) pues puede usted ir. Sin problema. Y goce de la camioneta, yo tuve una así..."
Me abastecí de agua, varios tacos y salí del burdel con semáforos que es Ciudad Juarez, por delante 1200 Km de desierto. Un Ford Bronco, varios CDs, mi sombrero y la autopista. El plan era perfecto.


jueves, 14 de mayo de 2020

Cuando no tienes que hacer, te inventas trabajo

-Recursos Humanos ¿dígame?
-Me...jeje, oye soy yo mira una cosa
-Gonzalito estoy harta de lo de soy yo. Os hemos dicho que os identifiquéis con nombre y cargo
-¡Pero si ves mi número corto en la pantalla!
-Me da igual, no tengo que mirar la pantalla
-Bueno vale, mira una cosa. Me habéis programado en el calendario un webseminar sobre antimicotoxinas en rumiantes y...
-Es súper interesante y te ira muy bien para...
-Espera. Es que yo no hago rumiantes. O sea, no me valdrá para nada..
-¿Te cambio a la metionina protegida para el stress de calor en vacas lecheras?
-Oye, las vacas lecheras son rumiantes
-¡Yo que sé!
-Lo se yo, que se de eso
-¿Te apunto a eso pues?
-¡Que no! que yo no hago rumiantes...
-¿Los conejos son rumiantes?
-No pero hacen coprofagia
-¿Y eso que es?
-No quieres saberlo, de verdad. bórrame del webseminar anda.
-Jo no te apuntas a nada...
-No te preocupes, yo trabajo igual...
-Y por cierto, encima no fichas por la aplicación ni por el ordenador...
-Pero... si estamos confinados ¿para que quieres que fiche?
-¡Son las normas!
-Pero...si no podemos salir de casa...¡quieres que fiche como que estoy en casa porque no puedo salir de casa!
-¡Mira te cuelgo que le pones pegas a todo!