lunes, 15 de abril de 2019

Guía para trabajadores esforzados: cómo parecer más listo


Cómo a lo largo de mi vida he ido a miles de reuniones, he desarrollado una serie de normas para parecer muy listo en las reuniones. Porque además las reuniones van de eso. Seamos sinceros, con la tecnología actual, una reunión no tiene sentido, no hace falta. Las reuniones las convoca gente que no tiene nada que hacer o gente que quiere hacer un concurso, de a ver quien la tiene más larga y tal.
Por eso, para quedar bien y parecer listísimo, hay que saber una serie de trucos, estos:
1.- Dibuja un diagrama de Venn: O sea un circulo. Una pelota con unas cosas dentro y otra al lado con otras cosas, puedes ser creativo y hacer interesecciones, conjuntos vacios…vuelva a disfrutar de las matemáticas de cuando tenias 10 años. A la gente le parece super inteligente. ¿Por qué? Ni idea. Pruébalo.
2.- Transforma todas las fracciones en porcentajes y a la inversa: Es decir si alguien dice “en uno de cada cuatro casos…” tu dices remarcándolo y despacito: “o sea, un 25%...” y miras a todo el mundo con los ojos muy abiertos. La peña flipa.
3.-Volver atrás: Cuando alguien diga algo que parece importante, apréndete esa frase, y a los tres o cuatro minutos di: “un momento, volvamos a lo que has dicho antes” y repites su frase. Esto hace que todo el mundo se ponga nervioso y empiece a aportar ideas estúpidas.
4.-Toma apuntes: Llévate una libreta y útil de escribir a cualquier reunión, no vale nada electrónico. A mano. En cuanto alguien empiece a hablar, ponte a tomar notas. Seguramente lo que diga no vale una mierda y no tiene el menor interés, tu sigue escribiendo. Si no sabes que escribir, haz una entrada para el blog. O anota una palabra de cada frase que diga… Mola mucho llevar un cuaderno de anillas de toda la vida, un bloc, nada de folios sueltos. Y escribir con lápiz, ya es para nivel pro.
Bonus track: Si te fijas, en poco tiempo cuando tu empiezas a escribir, el resto de la peña también. Si dejas de escribir, al rato el resto de la peña también. Entonces vuelve a escribir. Siempre tardan más en dejar de escribir que en volver después de que tu vuelvas. Debe ser algo de termodinámica…
5.-Repite los tecnicismos: Cuando alguien dice algo muy técnico o muy sofisticado, apréndetelo bien. Y justo cuando acabe dile: “déjame repetir lo que has dicho…” y lo vas diciendo despacito, sacando las palabras una a una. A la gente le parece que lo estas deduciendo y entendiendo tu sólo. Es un truco que va especialmente bien si están explicando algo los ingenieros.
6.- Cambia la escala. O el paradigma: Cuando una explicación sea especialmente aburrida e incluso aprenderse una frase para aplicar el punto anterior parezca un trabajo de titanes, cambia la escala. Es decir, no hagas nada pero molesta. Por ejemplo, si hay una explicación de ingeniería pregunta ¿esto funciona en cualquier ambiente?, es una gilipollez, no tiene sentido, pero cuela. Si la explicación es de marketing o de ventas, haz lo equivalente ¿estos previsiones son con la financiación que damos a los clientes hoy?. Pues claro gilipollas, con cuales van a ser. Esa sería la respuesta lógica, pero sorprendentemente, preguntas eso y a todo el mundo le pareces muy listo.
7.- Levántate y anda: Si, como Lázaro pero sin ser un zombi. Simplemente ponte de pie, sigue mirando al que habla y vete unos pasos hacia un lado y hacia otro, con cara de atención. Incluso puedes ponerte una mano en la espalda y arquearte un poco como si tuvieras un dolor ahí de tanto trabajar. Es un truco muy efectista y a la vez viene muy bien cuando te estás durmiendo.
8.- Interfiere el Power Point: Si hay presentación con diapositivas, en algún momento pide que vuelvan una o dos diapositivas atrás. Automáticamente parece que estás atendiendo un montón y te explican todo mucho más profusamente. Si simplemente vuelven atrás y esperan pídele que te lo explique otra vez desde ahí. Les parece fenómeno y tu puedes seguir mirando si tus compañeras llevan braga o tanga, pervertido.
9.-Contesta el móvil: Si es una reunión importante, en un momento cualquiera atiende una llamada. La que sea, aunque sea de una teleoperadora. Simplemente, la gente asume que si atiendes la llamada siendo la reunión tan importante, es que debe ser más importante que la reunión… se que parece estúpido pero funciona. Suena el teléfono, miras la pantalla, pones cara de concentrado y dices “perdón” y sales fuera a hablar, te esperarán y además se creerán que llevas unas gestiones claves…
10.- Ríete de tu ignorancia: Pero en voz alta y haciendo comentarios sarcásticos sobre ti. La peña se creerá que eres lo más. Suelta frases como “si yo fuera capaz de entender esto, sería director general”, “el día que haga eso como tu, me forro”. Tus compañeros se quedarán admiradísimos, porque para entonces ya piensan que eres el más listo de la habitación, ahora descubren que también eres sincero. Y modesto.
De nada por la información.
Esperemos que no lea esto demasiada gente, quede como un secreto entre vosotros mis pocos lectores y yo. De otra forma las reuniones, con cinco o diez personas aplicando todos estos puntos iban a ser un descojono. Tres de pie, dos repitiendo despacio, uno haciendo un diagrama y otro pidiendo volver atrás…Igual hasta era divertido…

lunes, 8 de abril de 2019

Los deportistas somos así...


Cuando podía parecer que nada iba a motivarnos a volver por las intrincadas sendas del deporte, yo empecé a insistir en que teníamos que empezar a cuidarnos, coño, que ya teníamos una edad. Concretamente esa edad en la que agradeces un día a la semana para ponerte ciego con los amigos.
Así que volvimos al Pádel. Con energía.
Ahora ya nos hemos hecho expertos en jugar en las pistas municipales y el las del club pijo de ECDC, dónde nos cuela oportunamente a jugar. Ha resultado una diversión muy de agradecer en nuestra vida. Pero yo creo que lo que jugamos no es Pádel, es un deporte alternativo. Lo digo sobre todo por varias características que os explico a continuación:

-En origen estábamos cinco para jugar. Cuatro más uno por si fallaba alguien. Uno de los titulares ha venido dos veces en año y medio…Así que quedamos cuatro. Cuando falla alguno (cosa que se da con cierta frecuencia) empezamos a llamar como locos a todo conocido que juegue al Pádel a ver si lo engañamos para que venga al partido. Eso motiva que los días inmediatamente anteriores al encuentro los vivimos con un estrés y unos nervios que ni los jugadores de la final de la Champions conocen. Nos matará un infarto buscando compañeros de Pádel.
-Como somos amigos desde hace mucho, y muy amigos, nos gritamos de todo. Se protesta hasta la última pelota, se insulta, se tira a dar…lo que sea. Podemos permitírnoslo porque nos conocemos de sobra. Pero claro, cuando hay invitado de fuera…se sorprenden un poco. Hay quien dice que yo soy el que más grita y más trampas hace. Leyendas.
-Somos unos deportistas muy sanos, tenemos muy en cuenta los peligros de la deshidratación y las temidas “pájaras” por bajadas del azúcar. A nosotros no nos pillarán nunca deshidratados ni bajos de azúcar. De hecho, hubo un aficionado que vino a jugar dos o tres partidos con nosotros y luego lo dejó porque dijo que quería adelgazar…Ya le explicamos que, sorprendentemente, por más deporte que hacemos, pesamos más. No lo entendíamos hasta que nos dimos cuenta de que el músculo es más denso que la grasa. Así que no estamos engordando. Nos estamos volviendo musculosos. Al ver nuestro aspecto nadie lo diría, pero así es, estamos cada vez más musculados, por eso pesamos más.
-Como había cierta duda en que tal era nuestro nivel de Pádel, diseñe una clasificación, que relaciona el numero de juegos (no partidos) ganados con el número de partidos jugados. Un algoritmo maravilloso para poder evaluar el nivel de cualquier jugador del 1 al 7 sin que influya el número de partidos jugados. No tiene más puntos el que más partidos juega sino el que juega mejor. Lo cedí altruísticamente al grupo y lo actualizo cada semana. Pues bien, los antipáticos de mis compañeros, en vez de agradecer mis esfuerzos, despotrican de la maravillosa herramienta y critican mi posición en la tabla. Incluso afirman que subo y bajo los puntos de la gente a voluntad. No tienen corazón.
-Por si fuera poco con llevar la clasificación, después de cada partido y sin retribución ninguna, uso mi florida prosa para hacer una breve crónica del mismo, que sirva a los que no han ido para hacerse una idea de cómo ha sido. La citada crónica empieza a ser vituperada a los cinco minutos de su envío por Whatsapp, y según avanza la noche post partido, los improperios llegan a niveles que a veces son inaceptables.
-Tras los partidos, mientras nos hidratamos, comentamos las noticias más importantes de la semana así como nuestras lecturas e inquietudes… somos tan cultos que hay veces que a alguno le dan las 4 ó 5 de la mañana en estas sesudas conversaciones. Sorprendentemente, nuestras parientas, no se han quejado de ese trasnochar fuera del fin de semana. Lo cual empieza a hacernos pensar que no nos echan de menos. De hecho el día del penúltimo partido mi parienta puso un Whatsapp a otra parienta: “mira el reportaje que están echando en La2”, la otra contestó. “gracias Gonzalo, ahora lo pongo”. Y la mía: “No soy Gonzalo, soy su parienta, Gonzalo está jugando al Pádel con tu marido”…Por un momento, al conocer esta conversación, pensamos que igual en nuestras casas sobrábamos, luego vimos que nuestras parientas, que son muy cultas (habéis visto que hablan de reportajes de La 2) saben de nuestras inquietudes intelectuales y nos dejan ese día de solaz mental. No es menos importante que conservemos nuestros trabajos pese al aspecto, ten hidratado, con el que llegamos los viernes…
Yo creo que a los que vienen de fuera a jugar con nosotros, o a los que nos ven jugando, en general les damos envidia. Y es que hacer deporte es muy sano.

lunes, 1 de abril de 2019

Como nos iniciamos en lo del deporte...


A mi me dolía la espalda y un montón de cosas. Básicamente, supongo, por la vida sedentaria y por conducir unos 40.000 km al año.
Mis amigos, estaban más o menos igual, todos nos damos a la vida sedentaria con sus oportunas dosis de gula. Lo cual seguramente no es lo más aconsejable para la salud del cuerpo, aunque nos viene muy bien para calentar el alma.
Total, que en un evento gastronómico que no recuerdo (porque tenemos muchos) salió el tema de porque no nos poníamos a hacer deporte. Nada en plan competición ni similar, sólo para “cuidarnos” un poco.
Cuando dijimos cuidarnos un poco, delante de nuestras respectivas parientas, intercambiamos entre nosotros miradas que entendimos a la perfección. Miradas que decían que por cada gota de líquido que perdiéramos, habría de entrar otra de cerveza en su lugar y por cada gramo quemado, uno o más se repondrían. Y todos lo entendimos así.
Quedaba por decidir a qué estúpido entretenimiento íbamos a aplicar nuestra poco sana intención de cuidarnos. Salió a colación que ECDC y JB (que es abstemio pese a sus siglas) iban a clases de Pádel. Los otros dos intrigantes, que no habíamos jugado al Pádel en nuestra vida, teníamos formación tenística de nuestra juventud. Y afirmamos con rotundidad que seríamos capaces de ganar a cualquiera al Pádel, al tenis, al frontón o incluso a correr por la nieve con raquetas porque los dos éramos dignos herederos de McEnroe, Borj e Ivan Lendl pese a lo que nuestro físico pudiera parecer.
Lanzado el guante, EDCD y JB aceptaron medirse con nosotros en la pista de juego. Ante esta situación, M (el cuarto en discordia, mi compañero ex tenista) y yo acudimos raudos al Decathlon a comprarnos una pala de Pádel cada uno. La segunda más barata concretamente.
Faltaba por encontrar un sitio para el encuentro. Buscar cualquier cosa con ECDC involucrado lleva unos años siendo una mierda. ECDC en su calidad de asesor de empresas asesora a gente de todo tipo y condición. Lo cual puede llevar a sitios muy buenos para tomar cerveza, a sitios raros como tiendas eróticas con el nombre de su mujer o incluso a pistas de Pádel.
ECDC había asesorado a un tío que había montado un negocio de pistas de Pádel. Así que quedo en reservar pista…pero no nos contó donde estaba el lugar.
La Vetusta donde vivimos esta cruzada por un río de este a oeste, tremendamente caudaloso. En Vetusta se unen dos afluentes, uno por el norte y otro por el sur. El que ataca al principal por el sur, discurre sus últimos metros soterrado y luego sale para unirse al rio grande.
En el punto donde se unen el rio y su afluente del sur, se concentra una humedad considerable y abunda la vegetación salvaje. El afluente además viene de un túnel húmedo y freso, oculto de la luz solar, muy adecuado para la cría de toda clase de insectos.
Pues bien, en ese punto estratégico, donde se crían insectos, especialmente de los molestos, un joven emprendedor, asesorado por ECDC ha montado unas pistas de Pádel. Al aire libre.
Nuestro encuentro iba a tener lugar una tarde de Septiembre, justo a la hora en que el calor afloja y los jóvenes culícidos salen en busca de alimento. No sólo los mosquitos locales, también esa especie invasora conocida como mosquito tigre, de picadura especialmente dolorosa y sangrante.
El caso es que ECDC aviso unos días antes: “igual sería bueno que llevarais repelente de insectos…”
Yo no tuve problema, tengo en casa repelente del que llevé a Angola para evitar la malaria. Un repelente de última generación y con un grado de protección extrema. Me lo puse y acudí a la cita.
Antes de empezar, ECDC saco un bote como de leche condensada pero de litro y medio y se extendió una cantidad muy generosa por el cuerpo. Cuando le preguntamos, nos dijo que era el último descubrimiento de la nuera de la Consuelo. Un frasco de no se qué producto que era un repelente buenísimo…
Empezamos a jugar. Justo a la hora en que caía el sol y los jóvenes mosquitos criados en el subsuelo de la ciudad, a la sombra de depredadores y del calor, salían a alimentarse llenos de hambre y fuerza. Y se encontraban con nuestras carnes, no excesivamente duras y no demasiado correosas…
A los pocos minutos de estar allí, teníamos el cuerpo deformado. No por la gula que lo deforma de la belleza dogmática. Por las picaduras.
Juro que jamás me pico un mosquito en Angola, y también juro que, a los mosquitos locales, los autóctonos y los tigre, mi repelente les dio risa.
No recuerdo mucho del partido, sobre todo el zumbido constante y como empezaron a doler las piernas. Al poco de empezar corrimos a bañarnos en el líquido blanquecino que La Parienta de ECDC juraba que era repelente. Juraba en falso la condenada.
De resultas de aquel encuentro, yo conté unas 50 picaduras en mi cuerpo, varias de ellas de mosquito tigre. M andaba más o menos igual, y afirmaba que tenía las piernas adormecidas varios días después del partido…
Nada parecía indicar que volviéramos al deporte.

lunes, 25 de marzo de 2019

Young Duquesa, the return

Desde mi salida de la empresa donde coincidí con Young Duquesa, de una u otra forma seguíamos en contacto. Primero por la red de contactos de curro y por mensajes de Whatasap para felicitarnos los cumples, y luego por conocidos comunes en el negocio. Por ellos se que ella guardaba un buen recuerdo de mí y de lo que pude enseñarle, y a ellos siempre les dije que era trabajadora y muy inteligente.
Ella fue ascendiendo en la empresa de su nuevo amor. Ahora es la Directora General.
Mi trabajo actual incluye las maravillas de trabajar en una multinacional con la segmentación de clientes de Harvard Bussines no se qué, las luchas y rencillas entre departamentos, los informes y mails inacabables y el trato directo con los ganaderos. Una mezcla perfecta.
Los que estamos en este sector (como Young Duquesa y yo) tenemos una cita cada dos años obligada en España. La feria de Zaragoza. Un año es agrícola y otro ganadera. Este año ha tocado ganadera.
Así que allí estaba yo. Con mi camisa corporativa (este año son tendencia las camisas corporativas y no ir de corbata) y debatiendo entre Product Managers, Key accounts y ochenta tipos de jefe más y una cuadrilla de ganaderos autentico producto interior bruto de este país.
Y vi como se acercaba Young Duquesa.
Oficialmente ya había cerrado la feria, quedábamos los muy aficionados o los que teníamos a clientes que no tenían nada que hacer, comiendo jamón y bebiendo cerveza. Vi venir a Young Duquesa (a la que La Parienta compara en belleza con la Irina de CR7) y sonreí mientras ganaderos gañanes y compañeros babeantes le abrían paso cual aguas del Mar Rojo ante Moises.
Se planto delante de mi:
-Gonzalo, quiero que te vengas a mi stand, tengo una botella de vino verde que me han regalado y tenemos mucho que contarnos...
-Dame un abrazo Young Duquesa, gracias por rescatarme de toda esta inmundicia
Young Duquesa me abrazo, apretándose. Provocó varios atragantamientos y alguna salida de ojos de las órbitas.
Un ganadero de Huesca, gordo, bruto y socarrón, viejo conocido mio, soltó:
-¡Chica!!!! ¿pero tu has tenido algo con este destalentao?
Young Duquesa, que ya tiene experiencia de unos años en el sector primario, se volvió y le miró desde la frialdad de sus ojos azul grisaceos. Se colgó de mi brazo y le dijo:
-Me echo el polvo de mi vida
Y nos fuimos a tomar vino verde a su stand. Dejando detrás un silencio espeso, lleno por igual de envidia y dudas...


lunes, 18 de marzo de 2019

Vuelta al blog


Había, y supongo que sigue habiendo, gente que tenía en casa una habitación para las visitas. Un salón, generalmente grande y muy recargado de muebles, que no se usaba para los días de diario. Sólo cuando se recibía visitas de nivel. Yo nunca fui una visita de nivel en las casas que recuerdo con esa habitación. Una de un tío mío y otra de unos amigos de mis padres. Nunca entré en ninguna de las dos en esas habitaciones especiales. Yo era de confianza.

Esas habitaciones estaban en penumbra y con los muebles recubiertos de plástico o de sábanas o de sábanas y plástico. Recuerdo verlas desde la puerta respirando flojito y tremendamente admirado de cómo de malgastaban unos muebles y un espacio que en mi casa, de cinco hermanos, era impensable. Usábamos hasta el último centímetro disponible.

Así me siento al volver al blog, como en aquella puerta, Procurando respirar flojo y no mover nada. Sin animo de destapar los muebles, pero con cierta curiosidad.

No sé bien por que deje el blog. Supongo que porque ya no me divertía y había pasado a ser una obligación. Sin duda también influía la tremenda pereza en buscar temas, en dar salida y expresar un montón de historias que me interesaba más vivir que contar. Nada especial, lo mismo de siempre pero con una pereza infinita por buscarle la vuelta para contarlo aquí.

No se porque vuelvo al blog, ni siquiera tengo claro que vaya a volver o que esto sea sólo un post en mitad de la nada. Pero me hace gracia en los blogs, que sigo leyendo, vuelve a haber poca gente, como al principio. Vuelve a ser un lugar de unos pocos.

Tampoco me voy a poner farruco, mi blog siempre fue de unos pocos, más bien unas pocas.

Y así, venciendo la pereza y rescatando tiempo que no tengo, vuelvo a escribir en mi blog. No se cuánto durara esta vez.

viernes, 17 de noviembre de 2017

TV+PLC

En casa todo dura "hasta que se rompe". No se renueva nada que no sea estrictamente necesario. No se actualiza nada. En parte porque siempre hay donde invertir y en parte porque La Parienta tiene una educación extraña.
Total que seguiamos con la tele de la lista de bodas. Ahí es nada. Una tele del 99. Ni siquiera tenía tele digital. Tenía decodificador. Pero no se jodia la cabrona. Ahí seguía. Matando mi esperanza de dejar de ver cosas en el ordenador y poder tener una tele al menos con pincho USB...
Y la tele no se ha roto. Ni hablar. Pero el decodificador si.
Y ahora los decodificadores ya no soportan la tele digital 2 que pondrán en 2018... Así que excusa perfecta y tele nueva.

Inciso: Reconozco que tengo una fascinación extraña con la tele. Fui el último de mi cole en tener tele. La primera que entró en casa de mis padres fue cuando ya eran en color y con mando a distancia. Y durante tres años se ponía sólo de 21 a 21:30, para ver el Telediario...El video entro en casa de mis padres en el 92...

Lo bueno es que después de comprar una tele normalita (que al final, según nos informaron, todas buenas, malas y regulares van a durar unos 10 años) ECDC me introdujo en el mundo PLC. O sea saltarte la wifi y pasar la señal de internet por la línea eléctrica a la tele desde el router.
Y ahora veo todo en HD  y a todo color e internet por le tele. Incluso lanzo videos desde el móvil a la tele y he creado una red en la que puedo ver en la tele contenido del ordenador. Mi casa es un centro multimedia...
Vale, los presentadores han envejecido todos 20 años. Matias tiene arrugas, la del tiempo que en la tele vieja era mona es un callo, Ana Blanco que parecía que seguía como hace 20 años, tiene pecas y manchas en el escote...Pero ahora puedo ver series piratas, perdón, copias de series y pelis an la pantalla grande. Y muy bien.
"La batalla de los bastardos" sólo se debería ver en pantalla grande.
Y con esto y que empieza el frío estamos entrando La Parienta y yo en un modo cocooning peligroso...
Por cierto. Recomendación obligatoria para los que tengáis hijos adolescentes (desde 14 años o así). Tenéis que ver, y ver con vuestros hijos, una serie que se llama "Por 13 razones" (13 reasons why), por muchas cosas. Pero sobre todo por una. Describe de forma maravillosa como los adolescentes viven en un universo propio. En un mundo paralelo al de los adultos. No al de los adultos malos, al de todos los adultos. Con el que no se comunican.
Y con esta recomendación (y la de que veáis El joven Papa) aquí os dejo... me voy a ver la tele.


martes, 19 de septiembre de 2017

La naturaleza cruel, el comportamiento animal y la vida en una granja

Llegamos así a los dos puntos más complejos del bienestar animal. Por un lado, el animal debe estar libre de miedo o angustia y por otro poder expresar sus pautas de comportamiento propio.
Estos dos puntos son los que hacen referencia al comportamiento animal, no a su situación física. Por eso son los más fáciles de confundir y humanizar. Desgraciadamente, quien hizo la norma y muchos animalistas no han estudiado el comportamiento animal en su puta vida.
Una pena.
Porque claro, es muy fácil decir que el animal ha de estar libre de miedo y stress, pero eso es algo que no existe en la naturaleza. La naturaleza es cruel y todos los animales que viven en ella están sumidos a miedo y stress que les hace reaccionar y vivir. No existen los animales felices. Lo siento. Bueno si, en las pelis de Disney.
De hecho, si aplicamos esta misma norma a los animales de compañía nos encontramos algo muy divertido. Todo el que tiene un perro, lo tiene sometido a un stress constante de separación. El perro, cuando el amo se va de casa, no sabe que va a volver. Su limitada inteligencia no le permite comprender que cada día se va y vuelve. Cada vez que su amo se va, sufre un stress de separación que puede aprender a controlar…o no. Pero sufre cada vez.
Y cuando en las granjas satisfaces todas las necesidades de un animal, y le liberas del stress y del miedo, aparecen comportamientos que a la gente le parecen mal. Porque ellos no los entienden.
Pongamos el ejemplo de las cerdas.
Históricamente, las cerdas se habían criado en jaulas. Por varios motivos, uno de los cuales es que las jaulas hacían que se levantaran y tumbaran más lentamente, no de golpe. Eso evitaba las muertes de los lechones por aplastamiento debajo de la madre.
Existía además otro factor. Una cerda de seis partos 230 Kg de peso, se acaba su comida y si al lado tiene una cerdita joven, de 150 Kg, le atiza un bocado para espantarla y se come su comida.
Se hiciero unas jaulas de autocaptura, en las que las cerdas podían entrar y salir cuando quisieran, y la gran mayoría de las cerdas (85%) elegía vivir dentro de las jaulas. Las únicas que vivían fuera eran las más viejas y más macarras que intentaban robar comida de otras.
Porque ese es el comportamiento de casi todos los animales cuando no tienen miedo ni stress. No hacen nada. La inteligencia animal es muy limitada. Si a un pollo, por ejemplo, le das temperatura y humedad controlada, comida y agua y ausencia de depredadores y de stress no se mueve más que en un área de cuatro metros cuadrados. No tiene motivación ninguna para viajar, ver mundo, hacer amigos… No. Tiene alimento, agua y está cómodo. Se queda ahí.
¿Y no hay forma de que los animales están activos y se muevan y tal?. Si. La hay. Pero eso incluye permitirles que puedan expresar determinadas pautas de comportamiento que contradicen las tres primeras libertades. Y es la jerarquía. Si tu restringes cualquier factor de los que necesita un animal se va a establecer una competencia entre ellos, y una jerarquía. El problema es que esa jerarquía no se establece por votación. Se hace de una forma bastante agresiva. Los cerdos, por ejemplo, se muerden y atacan, las gallinas se picotean unas a otra y en cuanto brota sangre, acuden todas en masa a picotear a la que sangra hasta matarla…
La naturaleza es cruel.
Pero el legislador no contemplo eso cuando legisló. Y hay que tener a los animales sin miedo ni stress y libre de mostrar sus comportamientos. Eso es casi imposible. Los animales son competitivos jerárquicos y bastante crueles. No se les puede permitir que muestren sus comportamientos, porque ellos mismos no se controlan en cuanto al sufrimiento a sus congéneres. Hay millones de ejemplos en el mundo salvaje, son herramientas de supervivencia que son buenas para la especie, pero no tienen porque serlo para cada uno de los individuos. Todo animal lleva en su código genético la supervivencia suya y de sus genes. Y hace lo que sea por atender ese instinto. En las granjas se ha de limitar ese comportamiento. Porque en las granjas interesa que viva el mayor número de individuos posibles y que están sanos. En la naturaleza no.
En el caso de las cerdas, se ha limitado su presencia en jaulas a los primeros días de gestación (para evitar abortos) y al tiempo que están con los lechones, para que no los aplasten. El resto del tiempo han de estar libres. Ha habido que reformar todas las granjas de cerdos de Europa. ¿Están ahora más felices los cerdos?. No. Están igual pero hay cuatro ignorantes que se creen que están mejor.

Lo curioso del caso es que del mismo modo que a los profesionales se nos ha obligado a toda una serie de temas en relación con el bienestar de los animales en granja, a nadie se le ha ocurrido legislar sobre el bienestar de los animales de compañía… Y ahí habría mucho que decir.