lunes, 15 de julio de 2019

Una pequeña reflexión sobre mi economía doméstica

En los últimos seis meses el primer semestre del año, me han intentado timar por valor de 160€. Ese dinero es el que me he dado cuenta que me cobraban de más y he conseguido que me devolvieran. Ojo, estoy hablando de compañías grandes de suministros básicos: teléfono, seguros...no de que me hayan timado en un bar o en un taller. Empresas de las que soy cliente y con las que tengo contrato. Todo eso contando que no soy autónomo ni empresario. Soy un asalariado con los suministros típicos, nada en lo que sea fácilmente engañable.
Simplemente he recuperado 160€ revisando facturas y reclamando.
Eso quiere decir que fácilmente me han timado otros tantos euros. O sea, que habrá facturas que no haya revisado suficiente o que no he mirado, porque tampoco someto todo a un escrutinio brutal, simplemente reviso lo que me parece excesivo...
Todo esto me provoca asombro. ¿Realmente esas compañías, todas ellas de tamaño multinacional, basan su éxito en timar a sus clientes?. Me asombra que consideren más importante timarme 20€ que tener a un cliente satisfecho. ¿Les compensa cabrear a un consumidor y que este abra la puerta a otros proveedores por los míseros 20€ que me quieren timar?
Esta situación me ha recordado una similar, con intentos descarados de timo, que vivimos hace unos años, en el 2008, al inicio de la crisis. Ahí lo dejo.

3 comentarios: