lunes, 30 de septiembre de 2013

Historias de noroeste, 4


Los matrimonios  son para toda la vida. El divorcio no ha entrado aún en esa cultura arcaica. El matrimonio es para toda la vida. Pero a veces alguien enviuda, en una edad aún no provecta, y entonces se crea alrededor del viudo un aura de misterio. Todos miramos y nos preguntamos qué hará. Si le llorará lo que lo resta de vida, si se mantendrá fiel a su recuerdo, si decidirá rehacer su vida y en este caso con quién.

Hay quién recuperaba novios o novias de su primera juventud, hay quien al enviudar, elige para sus últimos años una solución por interés, que le asegure una vejez confortable, hay quién rompe con su pasado y se vuelve a emparejar con alguien completamente opuesto a lo que había sido su pareja…

El Sr. Antonio enviudó joven, a los cincuenta y pocos. Su mujer murió de una enfermedad rápida. Casi ni le dio tiempo a enterarse.

En el entierro lloraba desconsolado. Le vimos sufrir, vestido de luto obligatorio. Y empezamos a discurrir cual sería su futuro. Pensamos en el censo de solteras de edad a las que podía pretender. Pensamos también en las posibilidades de darse al vicio del alcohol y las mujeres de pago…

Luego nos sentamos a esperar para ver por donde salía…

Sabíamos que tenía que pasar un tiempo. La memoria de los hombres es breve, pero las convenciones sociales obligaban a un mínimo de luto antes de entrar de nuevo en la rueda.

El Sr. Antonio, meses después, fue a preguntarle al hermano de su mujer difunta, su cuñado, que qué le parecería que entrara otra vez en la rueda. El hermano de la viuda lo miró y le reconvino recordándole las normas mínimas:

-Hombre, espera a celebra la misa del primer año de su muerte…

Al poco tiempo, las campanas tocaron a misa de muertos, celebrábamos el primer aniversario de la muerte de la mujer del Sr. Antonio.

Hacía nueve meses que había muerto…

13 comentarios:

  1. Pobre Sr. Antonio...
    Pero claro... la carne es débil y ya 9 meses le pareció suficiente, jajajaja

    ResponderEliminar
  2. ¿Hacía 9 meses que murió la mujer, o que a los 12 meses de que muriera ella y se celebró la misa, él ya llevaba 9 meses muerto, o sea, que murió 3 meses después que ella?

    Es que es importante la diferencia!!!

    Con una la moraleja es que la vida es corta, aprovecha, y con la otra es que la vida es corta, aprovecha!!!

    ResponderEliminar
  3. Tampoco me queda claro.......
    caracola

    ResponderEliminar
  4. Teresa y caracola... no he comentado por no parecer el unico lerder.
    Yo tampoco lo habia entendido!!

    ResponderEliminar
  5. Pues vaya, sin más palabras es la que lo entendió perfectamente ...

    ResponderEliminar
  6. Espesos estáis, chavales.

    ResponderEliminar
  7. En mi pueblo, el cura no deja celebrar el aniversario de una muerte tres meses antes .

    ResponderEliminar
  8. En el mío tampoco Pseudo...España profunda jajaja. Hombre 9 meses...no sé, hay que verse en esa situación^^

    ResponderEliminar
  9. Carpe diem, eso sí con todos los formulismos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Y por que hay que esperar un año???? Hay que esperar lo que tu corazón te pida que esperes!!!! La vida pasa y nadie te va a agradecer ese año de luto disimulado!!!! Bien por el Sr. Antonio!!!

    ResponderEliminar
  11. Tocaron a misa de muertos. Tocaron forzadas, claro :D

    ResponderEliminar